Unido2 por la Fe
Hola, bienvenido ¡¡¡bendiciones!!! al parecer aun no te encuentras registrado, te invitamos a que te unas a la comunidad..

Si quieres colaborar en este foro como uploader, Moderador o Supermoderador... manda un mensaje a los admnistradores del foro para mas detalles... bendiciones



En busca de Emprendedores para el Señor UNETE!!
 
ÍndiceHomeRegistrarseConectarse
Últimos temas
» ¡¡¡ Bin Soto 2da Produccion-Exclusiva Una RELIQUIA!!!
Vie Nov 13, 2015 11:50 am por kikeandrad

» Una vida llena...
Dom Mayo 03, 2015 6:40 pm por hgo1939

» David Brainerd
Miér Abr 29, 2015 11:08 pm por hgo1939

» La iglesia...
Sáb Abr 25, 2015 5:37 pm por hgo1939

» El entretenimiento de la iglesia
Jue Abr 23, 2015 3:53 pm por hgo1939

» Los himnos
Miér Abr 22, 2015 5:48 pm por hgo1939

» MANTENGAMOS UN ESTILO DE VIDA DE ADORACIÓN VIBRANTE
Mar Abr 21, 2015 4:23 pm por hgo1939

» Las Escrituras
Mar Abr 21, 2015 4:20 pm por hgo1939

» Viva conforme al propósito para el que fue creado
Vie Abr 17, 2015 4:15 pm por hgo1939


Music
Pan de vida
>Alimenta alma con este nutritivo pan
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Contactame si urge

Comparte | 
 

 ¿Que le ha sucedido a la adoración? Cont. Cap. 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
hgo1939
Moderador
Moderador


Cantidad de envíos : 1135
Fecha de inscripción : 03/06/2009
Edad : 78
Localización : Armenia Colombia

MensajeTema: ¿Que le ha sucedido a la adoración? Cont. Cap. 3   Lun Ene 12, 2015 9:32 pm

¿Que le ha sucedido a la adoración? Cont. Cap. 3
MUCHO DE LO QUE ES LLAMADO ADORACIÓN NO LO ES
La herejía de los samaritanos la práctica de escoger lo que queremos adorar y rechazar lo que no nos gusta está muy extendida.
En realidad, ha abierto todo un nuevo campo de psicología aplicada y de humanismo bajo una variedad de disfraces religiosos. En este contexto, hombres y mujeres se ponen como jueces de lo que el Señor ha dicho. En lugar de ponerse de rodillas y dejar que el Señor les juzgue, se levantan con soberbia y juzgan al Señor.
Tengo el informe de una reunión juvenil que se celebró en una grande y bien conocida iglesia en Toronto. El orador invitado fue llamado a la ciudad para que diera esta clase de consejo a los modernos jóvenes de la iglesia: «¡No creáis nada en la Biblia que no concuerde con vues¬tra propia experiencia!»
Si estás entre los que escogen según sus preferencias, puede que hayas escogido la belleza de la naturaleza como el medio que te lleva a la adoración. O puede que tengas la opinión de que tu adoración viene por medio de la música, y hablas de la música que eleva la mente y que eleva el alma casi al arrebatamiento.
Ahora que hemos mencionado la naturaleza y la incli¬nación de algunos a dejar que su adoración comience y termine allí, me gustaría rectificar algo.
Si te entregas al estudio, descubrirás que el Antiguo Testamento es una maravillosa rapsodia acerca de la creación natural. Comienza con Moisés, y cuando hayas ido más allá del orden levítico le encontrarás elevándose en su aguda consciencia de la presencia de Dios en toda la creación.
Pasa al libro de Job, y en las secciones finales te asombrarás de la sublimidad del lenguaje que describe el mundo a nuestro alrededor.
Luego pasa a los Salmos, y verás a David literalmente danzando con éxtasis al contemplar las maravillas del mundo de Dios.
Comienza a leer en Isaías, y encontrarás la imaginería más sublime. No es ni imaginativa ni veleidosa, sino una presentación de las maravillas de la creación tal como el profeta las observó.
Estos hombres, que eran algunos de los más santos y piadosos de la antigüedad, revelaron en sus escritos que estaban intensamente enamorados de toda la belleza natural que veían a su alrededor. Pero siempre vieron la naturaleza como la obra de la mano de un Creador todopoderoso, omnisciente y glorioso.
Ahora, permitidme una observación adicional aquí acerca de nuestra civilización y sociedad.
Considero un hecho triste y lamentable que en la actualidad los hombres y las mujeres son como leones de zoológico, nacidos en cautividad. Nacen en hospitales, caminan por aceras de cemento, respiran mucho aire contaminado, y finalmente son llevados al hospital para morir. Nunca tienen de veras una posibilidad de poner los pies en el suelo.
¡Cuan raramente llegamos a una situación en la que podemos sentir los impulsos de la naturaleza comuni¬cados a nuestros seres! Apenas si levantamos nuestros ojos para mirar el cielo de Dios por encima de nosotros, excepto cuando un avión pasa por encima de nuestras cabezas, o cuando dudamos de si debemos tomar el paraguas. En medio mismo de los miles de maravillas creadas a nuestro alrededor, casi hemos perdido, sin saberlo, la capacidad de asombramos.
Si el Espíritu Santo viniera de nuevo sobre nosotros como en tiempos antiguos, visitando congregaciones eclesiales con el dulce pero ardiente fuego de Pentecos¬tés, seríamos mejores cristianos y almas más santas. Más que esto, seríamos también mayores poetas y artis¬tas y mayores amadores de Dios y de Su universo.
Los hombres y las mujeres siguen tratando de per¬suadirse de que hay muchas formas y maneras que parecen correctas en la adoración. Pero en Su revelación Dios nos ha dicho que Él es Espíritu y que los que le adoran es necesario que le adoren en espíritu y en verdad. Dios saca la cuestión de la adoración de las manos de los hombres y la pone en manos del Espíritu Santo.
Nos es imposible, a ninguno de nosotros, adorar a Dios sin la impartición del Espíritu Santo. Es la opera¬ción del Espíritu de Dios dentro de nosotros la que nos posibilita adorar a Dios de manera aceptable por medio de aquella persona que llamamos Jesucristo, y que él mismo es Dios.
Así que la adoración se origina con Dios y vuelve a nosotros y es reflejada desde nosotros, como un espejo. Dios no acepta ninguna otra clase de adoración.
Vivimos en un mundo lleno de confusión en el que muchas, muchísimas personas no están en absoluto seguras de lo que creen o de lo que deberían creer. La mayor parte de ellos lo excusan diciéndonos que «son buscadores de la verdad».
Algunas iglesias lo anuncian así: No se tiene que creer en nada, «sólo sé un buscador en pos de la verdad».
Las personas que no reconocen el nuevo nacimiento ni la conducción del Espíritu Santo sí reconocen el antiguo impulso de «adorar algo». Si no son educados, puede que maten una gallina y que se pongan plumas en la cabeza y dancen en un círculo pequeño. Los lla¬mamos hechiceros. Si son educados, puede que en lugar de esto escriban poesía, y sale algo como la obra de Edwin Markham: *He hecho una peregrinación para hallar a los dioses."
Muchas personas están preparadas para decir con Markham que «vieron su resplandeciente mano enviando señales desde el sol». Yo, por mi parte, nunca he tenido tales señales. Vivimos en un país en el que tenemos Biblias por todas partes y donde el evangelio es predi¬cado fielmente. Pero hombres y mujeres buscan a Dios en viejos altares y tumbas en lugares oscuros y polvo del huerto de Edén querubines, y una espada encendida que se revolvía por todos lados, para guardar el camino del árbol de la vida. Génesis 3:17-24
UNA DE LAS MAYORES tragedias que encontramos, incluso en esta era tan ilustrada. es el total fracaso de millones de hombres y mujeres de descubrir para qué nacieron.
Niégalo, si quieres -y algunos lo negarán-, pero allí donde hay seres humanos en este mundo, hay personas que sufren de una desesperada y deprimente amnesia. Les obliga a clamar, bien en silencio dentro de sí mismos, o frecuentemente con una expresión de frustración audi¬ble: «¡Ni siquiera sé por qué nací!»
Como ilustración, quiero compartir un incidente con vosotros, un incidente que hubiera podido suceder en cualquier lugar. Se trata de un hombre que perdió la memoria, y por ello su identidad.
Teniendo que encontrarme con un amigo en el Ayun¬tamiento, estaba esperando, sentado en un banco cerca de la acera. De pronto, un joven bien vestido se acercó y se sentó a mi lado.
Me sonrió -una sonrisa más bien perpleja, pensé yo-«¿Nos conocemos?" le pregunté. No, no creo», me contestó. Luego añadió: «Creo que estoy hecho un lío.»
Prosiguió diciendo: «Algo me ha sucedido. Creo que tropecé y caí en alguna parte en la ciudad, y me di un golpe en la cabeza. No puedo recordar nada de cierto. Cuando recobré el conocimiento me habían robado. Mi cartera, con todas mis tarjetas y papeles, desaparecidos. No tengo identificación, y no sé quién soy.»
«Usted debe tener familia en alguna parte. ¿No le queda ningún recuerdo?»
«Probablemente la tengo, pero no puedo recordar.» Estaba a punto de decirle a este perplejo joven que tendría que ir a la policía, porque yo no tenía medios para ayudarle. Justo entonces me di cuenta de que un distin¬guido caballero estaba en la acera, cerca de nosotros. A él también se le notaba confuso e incierto, pero al mirar hacia nuestro banco soltó de repente un grito de alegría, casi un chillido.
Se dirigió rápido a nosotros y llamó a mi aturdido amigo por su nombre. Lo asió y le dio la mano. «¿Dónde has estado y qué has estado haciendo? Todos los de la orquesta están preocupadísimos por ti.» El desmemoriado seguía aturdido. «Perdone, señor, pero no lo conozco. No lo reconozco.» «¡Qué! ¿Que no me conoces? Llegamos hace tres días a Toronto. ¿No sabes que somos miembros de la Filar¬mónica y que tú eres el concertino? Hemos cumplido nuestros compromisos sin ti, ¡y te hemos estado bus¬cando por todas partes!»
«¡Así que esto es lo que yo soy y por qué estoy aquí! Pero sigo sin saber si puedo tocar el violín.»
Incidentes de este tipo les suceden a personas por todo el mundo. La policía sigue buscando a muchas víctimas de amnesia, y los médicos se enfrentan a este problema en muchos pacientes.
Ahora bien, ¿por qué te he contado este incidente? Para recordarte acerca de nuestros primeros padres de la raza humana, el hombre llamado Adán, y la mujer llamada Eva.
¡JESÚS ES EL SEÑOR!
Volver arriba Ir abajo
 
¿Que le ha sucedido a la adoración? Cont. Cap. 3
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Ricardo Guzman - Rey de Majestad [Alabanza y Adoración]
» Temas Fusionados: EL SEÑOR JESUCRISTO ES DIOS/¿"ADORACIÓN" A JESÚS?
» La Magnífica, así llamada la adoración de María
» La Adoración Infantil " Jesús me contó - N-1
» TREINTA DÍAS DE ADORACIÓN

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Unido2 por la Fe :: Vida Cristiana-Area Espiritual :: Reflexiones, Poemas y Devocionales-
Cambiar a: