Unido2 por la Fe
Hola, bienvenido ¡¡¡bendiciones!!! al parecer aun no te encuentras registrado, te invitamos a que te unas a la comunidad..

Si quieres colaborar en este foro como uploader, Moderador o Supermoderador... manda un mensaje a los admnistradores del foro para mas detalles... bendiciones



En busca de Emprendedores para el Señor UNETE!!
 
ÍndiceHomeRegistrarseConectarse
Últimos temas
» ¡¡¡ Bin Soto 2da Produccion-Exclusiva Una RELIQUIA!!!
Vie Nov 13, 2015 11:50 am por kikeandrad

» Una vida llena...
Dom Mayo 03, 2015 6:40 pm por hgo1939

» David Brainerd
Miér Abr 29, 2015 11:08 pm por hgo1939

» La iglesia...
Sáb Abr 25, 2015 5:37 pm por hgo1939

» El entretenimiento de la iglesia
Jue Abr 23, 2015 3:53 pm por hgo1939

» Los himnos
Miér Abr 22, 2015 5:48 pm por hgo1939

» MANTENGAMOS UN ESTILO DE VIDA DE ADORACIÓN VIBRANTE
Mar Abr 21, 2015 4:23 pm por hgo1939

» Las Escrituras
Mar Abr 21, 2015 4:20 pm por hgo1939

» Viva conforme al propósito para el que fue creado
Vie Abr 17, 2015 4:15 pm por hgo1939


Music
Pan de vida
>Alimenta alma con este nutritivo pan
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Contactame si urge

Comparte | 
 

 Invocar el nombre del Señor

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
hgo1939
Moderador
Moderador


Cantidad de envíos : 1135
Fecha de inscripción : 03/06/2009
Edad : 78
Localización : Armenia Colombia

MensajeTema: Invocar el nombre del Señor   Sáb Mar 07, 2015 8:45 pm

Una de las prácticas más sencillas y, al mismo tiempo, de valor incalculable de la vida Cristiana es invocar el nombre del Señor. Invocamos al Señor para disfrutar del aspecto Inicial de la salvación, y debemos continuar invocando Su precioso nombre en el transcurso de nuestro vivir porque Él es rico para con todos los que le invocan.

l. El significado de invocar el nombre del Señor
“clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces” (Jeremías 33: 3)

Invocar es llamar a una persona por su nombre, significa llamar a una persona. Invocar el nombre del Señor es distinto a simplemente orar a Él. Aunque es posible orar al Señor en silencio, invocar al Señor requiere que nos dirijamos a Él audiblemente. Esta es una práctica saludable y ampliamente mencionada en toda la Biblia. Comenzó con la tercera generación de la humanidad. Podemos ver esto en Génesis 4:26: “Y a Set también le nació un hijo, y llamó su nombre Enós, Entonces los hombres comenzaron a invocar el nombre de Jehová”. El nombre Enós significa, débil, frágil y mortal. Cuando se dieron cuenta de que eran débiles y frágiles, hombres comenzaron a invocar el nombre de “Jehová”, que quiere decir “Yo Soy”. Esta Práctica continuó con Job (Job 12:4; 27:10), Abraham (Génesis 12:8; 13:4), Samuel (1 Samuel 12:18), Isaac (Génesis 26:25), Moisés y los hijos de Israel (Deuteronomio 4:7), Sansón (Jueces 15:18; 16:28), David (Salmos 55:16; 91:15; 116:2, 4) y varios otros personajes bíblicos tanto del antiguo como del nuevo testamento, como Estaban (Hechos 7:59), Pablo (Hechos 22:16; Romanos 10:12-14), y muchos otros.
Por eso Pablo escribió a Timoteo en su segunda Epístola (2:22), allí el apóstol indica que en los primeros días de la iglesia, todo aquel que buscaba al Señor practica este invocar: “Huye también de las pasiones juveniles, y sigue la justicia, la fe, el amor y paz, con los que de corazón limpio invocar al Señor”
Invocar al Señor es buscarlo (Isaías 55:6; Jeremías 33:3), e indica dependencia, como resultado de la necesidad, del clamor interior, de esta manera, invocar el nombre del Señor es como una respiración espiritual (Lamentaciones 3:55-57).

ll. Los beneficios de invocar al Señor
A. Invocar al Señor resulta en salvación

1.”Que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, Y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación (…) porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo”. (Romanos 10, 13).
El apóstol Pablo dice que con el corazón “se cree para justicia”. La preposición “para” en esta frase según el original griego significa “resulta en”. Por lo tanto, el resultado de creer en el corazón es la justificación, mientras el resultado de confesar con la boca es la salvación. Si queremos ser justificados, es decir, tener la justicia de Dios, debemos creer en el Señor Jesús. Si queremos ser salvos, necesitamos confesar al Señor Jesús, es decir, invocarlo.
2.”Tomaré la copa de la salvación, e invocaré el nombre de Jehová” (Salmos 116:13).
Con la finalidad de tomar la copa de la salvación, es decir, de participar de la salvación del Señor, necesitamos invocar so nombre. Isaías 12:2-6 nos dice que el Señor es nuestra salvación, nuestra fortaleza y nuestra canción, y que con gozo podemos sacar aguas de las fuentes de la salvación. Una manera sencilla y más eficaz de sacar aguas de las fuentes de la salvación del Señor, es decir, de disfrutar del Señor como nuestra salvación, es invocar su nombre.
En Isaías 55:1-6 encontramos el llamado maravilloso de Dios a su pueblo. Él llama a los sedientos a las aguas para disfrutar de las riquezas de la provisión del Señor y a deleitarse en su abundancia. La manera de hacer esto es buscar al
Señor e “invocarlo mientras Él está cercano”,

B. Invocar al Señor nos llena interiormente
“Abre tu boca, y yo la llenare” (salmos 81:10).

En Romanos 9:21, 23, nos es dicho que bajo la elección de Dios, nosotros los llamados, fuimos hechos vasos de misericordia para honra y gloria. Sin embargo, aún debemos percibir que tales vasos están vacíos en sí mismos y necesitan de un contenido. Aunque Romanos 9 nos dice que somos vasos, pero no nos muestra la manera de ser llenados. Es maravilloso ser un vaso de misericordia para honra y gloria, pero es deplorable estar vacío. Necesitamos
ser llenados. La manera de ser llenados es mostrada en Romanos 10. Todo recipiente tiene una entrada, una abertura. Somos vasos, y como recipientes tenemos una apertura: La boca. Nuestra boca no es sólo para ingerir el alimento físico, material; también fue hecha para nuestra alimentación espiritual, pues por medio de ella podemos invocar, confesar el nombre del Señor Jesús y disfrutar de sus riquezas. Como vasos vacíos que tienen una boca, debemos abrirla bien con el fin de ser llenos con la vida divina.

C. Invocar el nombre del Señor nos trae las riquezas de Cristo
“Porque no hay diferencia entre judío y griego, pues el mismo que es Señor de
todos, es rico para con todos los que le invocan” (Romanos 10:12).

Para ser salvos necesitamos invocar el nombre del Señor. Sin embargo, invocar su nombre no es solamente para la etapa inicial de nuestra salvación; también es la manera por la cual recibimos las riquezas de Cristo. El Señor es rico para con todos los que Le invocan. Cuando Lo invocamos, participamos de sus riquezas. ¡El Señor es muy rico! Por lo tanto, ¡no se quede callado; abra la boca, invóquelo, participe y disfrute de sus riquezas! Si abre bien su boca e invoca al Señor, las riquezas de la Divinidad serán su porción.

D. Invocar al Señor nos trae su presencia
“Cercano está Jehová a todos los que le invocan” (salmos 145:18).
La Biblia revela claramente que invocar el nombre del Señor es la manera de participar del Señor y disfrutarlo. Deuteronomio 4:7 dice que el Señor se acerca a nosotros todas las veces que Lo invocamos.

E. Invocar el nombre del Señor nos guarda de las tribulaciones
“Invoqué tu nombre, oh Jehová, desde la cárcel profunda” (Lamentaciones 3:55).

El profeta jeremías experimentó esto cuando, de la cárcel más profunda, invocó al Señor. Siempre que estemos en un “calabozo” o en una cárcel espiritual, bajo la opresión del enemigo, podemos invocar al Señor, expirando el peso, y ser así liberados de la más profunda cárcel. Este tipo de invocar no sólo nos capacita a expirar las cosas negativas de nuestro interior, sino también a inspirar al Señor mismo con todas sus riquezas como nuestra fuerza, nuestro disfrute, bienestar y descanso. Los salmos 18:6 y 118:5 dicen que el rey David invocó al Señor en su angustia. El Señor nos pide que Le invoquemos también en el día de la angustia.

III. Invocar el nombre del Señor introduce el reino de Dios en la tierra
“Vosotros, pues, oraréis así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado
sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así
también en la tierra “(Mateo 6:9-10).

Además de los beneficios que obtenemos cuando invocamos el nombre del Señor, no podemos olvidar que Dios también tiene una necesidad: el establecimiento de su reino en la tierra. Por eso el Señor Jesús nos enseñó a orar, indicándonos cuál debe ser la verdadera meta de nuestra oración. Por el versículo mencionado arriba vemos que la voluntad de Dios es hecha en el cielo, es decir, en el cielo no hay problema. Entonces, ¿Dónde está el problema? En la
tierra. Sabemos que la tierra no fue creada por Dios para ser un caos (Isaías 45:18), sin embargo, Satanás la usurpó y este lugar se convirtió en el imperio de las tinieblas. No es por casualidad que las personas viven todo el tiempo bajo la
opresión, se sienten deprimidas y cada vez más vemos un mayor número de personas que contraen enfermedades producidas por estrés.
Por esta razón, necesitamos invocar el nombre del Señor así: ¡Oh Señor Jesús! Debemos también llevar a otros estas buenas nuevas, el evangelio, a fin de que ellos también invoquen este precioso nombre. Al invocar el nombre del Señor,
estamos santificando su nombre para que Él tenga en la tierra un ambiente en que su autoridad prevalezca y su voluntad sea hecha; así, además de disfrutar del Señor, estaremos satisfaciendo el deseo de su corazón. Por eso le animamos a invocar el nombre del Señor en toda y cualquier situación, aunque todo esté saliendo bien. Sólo así nuestra situación y la de las personas que están a nuestro alrededor estará bien, y así disfrutaremos de la justicia, la paz y el gozo
verdadero (Romanos 14:17)
¡Jesús es el Señor!
Volver arriba Ir abajo
 
Invocar el nombre del Señor
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» ¿ Por que invoco el Nombre del SEÑOR JESÚS ?
» ¿Es bíblico invocar y ungir en nombre de la sangre de Cristo?
» INVOCAR A LOS PODEROSOS ANGELES DEL VIENTO
» NUEVO NOMBRE, DOMINIO Y EMAIL PARA EL FORO...
» El pueblo sin nombre de los servidores de Sede de la Verdad

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Unido2 por la Fe :: Vida Cristiana-Area Espiritual :: Reflexiones, Poemas y Devocionales-
Cambiar a: