Unido2 por la Fe
Hola, bienvenido ¡¡¡bendiciones!!! al parecer aun no te encuentras registrado, te invitamos a que te unas a la comunidad..

Si quieres colaborar en este foro como uploader, Moderador o Supermoderador... manda un mensaje a los admnistradores del foro para mas detalles... bendiciones



En busca de Emprendedores para el Señor UNETE!!
 
ÍndiceHomeRegistrarseConectarse
Últimos temas
» ¡¡¡ Bin Soto 2da Produccion-Exclusiva Una RELIQUIA!!!
Vie Nov 13, 2015 11:50 am por kikeandrad

» Una vida llena...
Dom Mayo 03, 2015 6:40 pm por hgo1939

» David Brainerd
Miér Abr 29, 2015 11:08 pm por hgo1939

» La iglesia...
Sáb Abr 25, 2015 5:37 pm por hgo1939

» El entretenimiento de la iglesia
Jue Abr 23, 2015 3:53 pm por hgo1939

» Los himnos
Miér Abr 22, 2015 5:48 pm por hgo1939

» MANTENGAMOS UN ESTILO DE VIDA DE ADORACIÓN VIBRANTE
Mar Abr 21, 2015 4:23 pm por hgo1939

» Las Escrituras
Mar Abr 21, 2015 4:20 pm por hgo1939

» Viva conforme al propósito para el que fue creado
Vie Abr 17, 2015 4:15 pm por hgo1939


Music
Pan de vida
>Alimenta alma con este nutritivo pan
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Contactame si urge

Comparte | 
 

 LIBERADOS PARA SERVIR A DIOS (semana 6)

Ir abajo 
AutorMensaje
hgo1939
Moderador
Moderador


Cantidad de envíos : 1135
Fecha de inscripción : 03/06/2009
Edad : 79
Localización : Armenia Colombia

MensajeTema: LIBERADOS PARA SERVIR A DIOS (semana 6)   Dom Jul 24, 2011 10:38 pm

LIBERADOS PARA SERVIR A DIOS (semana 6)
LUNES
Lectura bíblica: Ex 1:23; 14:24-28; 19:4-8; 25:9,40
Leer con oración:
"Ahora, pues, si diereis oído a mi voz, y guardareis mi pacto, vosotros seréis mi especial tesoro sobre todos los pueblos; porque mía es toda la tierra. Y vosotros me seréis un reino de sacerdotes, y gente santa" (Ex 19:5-6a).
OÍR CON DILIGENCIA Y GUARDAR EL PACTO
Al inicio del libro de Éxodo vemos que los hijos de Israel gemían estando bajo servidumbre en Egipto, por esa razón clamaron y su clamor subió hasta Dios (2:23). Sabemos que, de la misma manera, el mundo actual esclaviza al hombre y lo usurpa con sus tres aspectos: la religión, el pecado y el afán por el sustento.
Así como Faraón oprimía al pueblo de Dios en aquella época, Satanás intenta hoy usar todos los medios para usurpamos y mantenernos distraídos de la voluntad de Dios. El afán por el sustento del diario vivir, la búsqueda por el éxito profesional y por garantizar el bienestar familiar, pueden someternos a una condición semejante a la esclavitud.
El mundo del sustento impide que el hombre sirva a Dios, le roba su tiempo. En aquella época, para liberar a Su pueblo, Dios envió plagas sobre la tierra de Egipto. Por medio de la última plaga, la muerte de los primogénitos, los hijos de Israel salieron de Egipto, pero Faraón les salió al encuentro para impedirlo. Cuando se encontraron frente al Mar Rojo parecía que no había ningún camino para seguir; sin embargo, el Señor abrió el mar delante de ellos para que lo atravesaran.
Cuando Faraón y sus ejércitos entraron en el mar a fin de perseguir al pueblo, el Señor cerró las aguas del mar y los derrotó allí (Ex 14:24-28). Él quería conducir a Su pueblo en una caminata de tres días por el desierto para que Le sirvieran. Cuando el pueblo de Israel llegó al monte Sinaí, Dios les habló palabras suaves, puras y llenas de amor (19:4-6).
Dios no les habló directamente, sino por medio de Moisés. Él esperaba que pudieran obedecer Sus palabras, pero el pueblo de Israel se sentía muy capaz, por eso le respondió al Señor diciendo: "Todo lo que Jehová ha dicho, haremos" (v. Cool. Ellos no vieron sus debilidades. Entonces Dios les dio los Diez Mandamientos.
En el pasado veíamos los Diez Mandamientos como si éstos fueran demasiado rigurosos e imposibles de cumplir. Sin embargo, la semana anterior vimos que no es difícil cumplirlos si vivimos por la vida de Dios que recibimos al creer en el Señor Jesús. En una situación normal, si permitimos que la nueva vida nos gobierne, podremos cumplir los Diez Mandamientos.
En el monte Sinaí, además de transmitir a Moisés los Diez Mandamientos, Dios le reveló cómo sería Su habitación en medio de Su pueblo: el tabernáculo. La edificación del tabernáculo debía ser conforme al modelo que Dios le mostraría a Moisés en el monte (25:9, 40). Veremos más sobre este tema en esta semana.
Punto clave: Dejemos que Dios nos conduzca.
Mi punto clave:
Pregunta: ¿Porqué el pueblo de Israel se sentía tan capaz de cumplir la voluntad de Dios?

MARTES
Lectura bíblica
Gn 1:11; Ex 25:1-10; Nm 2:2; 1 Co 3:12; 1 P 5:10
Leer con oración:
"Si permaneciere la obra de alguno que sobreedificó, recibirá recompensa" (1 Co 3:14).
UNA HUMANIDAD LLENA DE VIRTUDES
Dios quería estar junto con Su pueblo en el desierto. Para eso le ordenó a Moisés que erigiera el tabernáculo, Su habitación, en el centro del campamento de los israelítas. Así, el pueblo debía armar sus tiendas alrededor del tabernáculo, el cual tenía también como centro el arca del Pacto (Ex 25:8; Nm 2:2).
'Dios le reveló a Moisés el modelo para la construcción del tabernáculo, como también el modelo de todos los utensilios (Ex 25:9).
Primeramente, Dios le ordenó a los hijos de Israel que trajeran ofrendas, los materiales necesarios para laedificación del tabernáculo y para la confección de sus muebles y utensilíos (vs. 1-Cool.)
A partir del versículo 10, nos es mostrado cómo el arca debía ser hecha: "Harán también un arca de madera de acacia, cuya longitud será de dos codos y medio, su anchura de codo y medio, y su altura de codo y medio". El arca debía ser construida con una madera resistente y noble, la madera de acacia. Es posible que esta madera haya sido extraída de los altos montes del Líbano, pues los árboles allí eran muy resistentes a la intemperie y por tanto, muy sólidos. La naturaleza humana puede ser representada en la Palabra por los árboles, por las plantas y por la hierba (Gn 1:11; Jue 9:7-17). Así como los árboles producen madera para la edificación, todos los que tienen una humanidad llena de virtudes humanas también producen frutos, alimentan y edifican a las personas. Las plantas, en su etapa inferior, representan al vivir humano que produce algunas semillas para suplir a otros; y finalmente, la hierba, la vida vegetal, en su etapa más rudimentaria, representa una humanidad frágil.
En la Primera Epístola a los Corintios, el apóstol Pablo muestra que hay dos categorías de edificación: con oro, plata y piedras preciosas o con madera, heno y hojarasca (3:12).
Para edificar el tabernáculo y después el templo, se necesitaban de maderas especiales, pues tales edificaciones se refieren a Dios, por eso era necesaria la madera de acacia, que representa una humanidad llena de virtudes.
Así como la madera de acacia necesita pasar por la intemperie, nosotros también necesitamos pasar por los obstáculos y pruebas de la vida, a fin de ser perfeccionados, afirmados, fortalecidos y establecidos (1 P 5: 10). Por eso es necesario que permitamos que la naturaleza divina se añada a la naturaleza humana. Debemos preocuparnos por nuestra humanidad. ¿En qué etapa está usted? ¿Cómo un árbol, hierba o planta? Nosotros necesitamos tener una humanidad llena de virtudes, representada por la madera. Debemos anhelar ser una madera de acacia, útil para la edificación de la iglesia, el lugar de habitación de Dios hoy.
Punto clave: La intemperie de la vida sirve para elevar la naturaleza humana.
Mi punto clave:
Pregunta: ¿Cuál es la aplicación, para nosotros, de los diferentes niveles de vida, representados por el árbol, las plantas y la hierba?

MIERCOLES
Lectura bíblica:
Ex 25:9-16, 22-40; 1 Co 10:16; 11:23-25; 2 Co 2:14; Fi1 4:19
Leer con oración:
"No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta" (Ro 12:2).
EL MOVER, LA PROVISIÓN Y LA ILUMINACIÓN
El arca del Pacto estaba dentro del Lugar Santísimo. Fue hecha según el modelo que Dios determinó, y su material era el más noble: la madera de acacia, que representa una humanidad llena de virtudes (Ex 25:10). El arca representa al Dios que se mueve, por eso tenía varas de madera de acacia metidas en sus anillos laterales para que fuera transportada para donde fuera necesario (vs. 12-16). Encima de ella había dos querubines de oro para guardarla, los cuales representaban la gloria de Dios (v. 22). Dios hasta hoy se mueve. Se mueve con Su desfile triunfal a fin de proclamar Su victoria en todo lugar (2 Co 2: 14).
En el tabernáculo estaba la mesa de los panes de la proposición, la cual también poseía varas. Sobre ella había doce platos con doce panes y sus tazones (Ex 25:23-29). Donde está Dios, allí está la mesa de los panes de la proposición para alimentarnos y suplir todas nuestras necesidades (Fil 4:19). Este mueble y sus utensilios también representan la reunión de la mesa del Señor que hacemos en memoria de Él, y en la cual disfrutamos de la comunión del Cuerpo de Cristo y la redención que tenemos en la sangre de Cristo, al comer del pan y beber de la copa de bendición (1 Co 10:16; 11:23-25).
Sobre el tabernáculo había varias capas de piel que servían como cubierta; con esto, la luz natural no podía entrar. En el Lugar Santísimo estaba la luz de la gloria de Dios. En el Lugar Santo, la única luz que había era la que provenía del candelero, una pieza labrada a martillo, de oro puro (Ex 25:31-40). En él había siete lámparas con sus pábilos que servían para absorber el aceite y producir luz. No obstante, el aceite que representa al Espíritu Santo, no podía producir luz por sí mismo, necesitaba del pábilo que era hecho de plantas y que representa al hombre, el cual, aunque es insignificante, cuando es sumergido en el aceite, puede ser usado por Dios para emitir luz, y así iluminar a las personas que están a su alrededor.
Así como el pábilo necesitaba estar sumergido en el aceite para producir luz, nosotros también necesitamos estar cada vez más en el espíritu para seguir el mover del Señor, tener un vivir que expresa a Dios y hace Su voluntad.
Nosotros que servimos en la iglesia necesitamos renovarnos constantemente para emitir luz (Ro 12:2). Si su luz ya no es tan fuerte como antes, esto indica que su vida y su servicio, que antes eran tan útiles al Señor, posiblemente envejecieron y ya no logran alcanzar Sus requisitos. Pero Dios es sabio, y entre los utensilios del tabernáculo había una tijerita de oro llamada despabiladera, que servía para cortar la parte del pábilo que envejecía, y así la luz podía volver a brillar.
Dios desea nuestra cooperación. Si vemos que nuestra luz ya no es suficiente, debemos percibir que estamos envejeciendo, por eso permitamos que El nos venga a despabilar y nos haga cada vez más útiles a Su propósito.
Punto clave: Renovamos constantemente para emitir luz.
Mi punto clave:
Pregunta: ¿Cómo podría ser evitado el riesgo de que la luz se apague y cómo se aplica esto a nosotros hoy?

JUEVES
Lectura bíblica:
Ex 26: 1-25; 30: 1-10; Mt 27:51; He 9:3-4; 10: 19-20; Ap 5:8; 8:4
R Leer con oración:
"Entonces me fue dada una caña semejante a una vara de medir, y se me dijo: Levántate, y mide el templo de Dios, y el altar, y a los que adoran en él" (Ap 11: 1) .
COORDINACIÓN, ORACIÓN Y MEDICIÓN
El capítulo 26 de Éxodo continúa describiendo con detalle cómo debía ser edificado el tabernáculo. Su cubierta, por ejemplo, debía tener varias capas de cortinas de lino, de pieles de cabra y de carnero, esto servía para impedir la entrada de la luz solar (vs. 1-14).
Las paredes debían ser hechas de tablas de madera de acacia, cada una con un codo y medio de anchura (vs. 15-16). Cuando eran puestas dos tablas una al lado de la otra, se
completaban tres codos, es decir, una medida completa. Esto está relacionado con nuestra experiencia personal, es decir, no debemos actuar aisladamente. Necesitamos coordinar con los demás hermanos para alcanzar la medida adecuada.
La altura de las tablas era igual para todas, diez codos. Como las tablas de la habitación de Dios en la tierra, tenemos que ver nuestra propia condición. En la edificación del tabernáculo de Dios no podemos ser más ni menos que diez codos. Cuando hacemos algo más que los demás y retenemos los servicios sólo para nosotros, sobrepasamos la medida. Por otra parte, si no participamos, estamos muy lejos de satisfacer los requisitos de Dios. Todo esto representa nuestra experiencia de coordinación en la vida de la iglesia.
Otro elemento importantísimo del tabernáculo era el altar del incienso (30: 1-10). En el Antiguo Testamento se encontraba en el Lugar Santo, delante del velo, frente al arca del Pacto. Este altar también era hecho de madera de acacia, pero no era para el sacrificio, sino para el incienso. Apocalipsis nos muestra que el altar del incienso, el incensario, representa las oraciones de los santos (Ap 5:Cool. Cuando oramos, el Señor, como el incienso, se añade a nuestras oraciones (8:4). Al orar, sube un agradable aroma a Dios, que acepta nuestras oraciones, cuyo contenido es Cristo mismo.
En Apocalipsis 11:1 leemos: "Entonces me fue dada una caña semejante a una vara de medir, y se me dijo: Levántate, y mide el templo de Dios, y el altar, y a los que adoran en él". Ser medido por la caña de Dios significa que usted Le pertenece. El templo aquí es el templo interior que se refiere al Lugar Santísimo y al Lugar Santo. Cuando el Señor fue crucificado, el velo del templo se rasgó de arriba abajo (Mt 27:51). Por medio de Su sangre, Él nos abrió un camino nuevo y vivo (He 10:19-20). No hay más separación entre el Lugar Santo y el Lugar Santísimo. Por tanto, el altar del incienso dejó de estar sólo en el Lugar Santo y pasó a ser el centro del tabernáculo (9:3-4). Esto significa que la oración es el centro del lugar de habitación de Dios. El versículo 2 de Apocalipsis 11 dice: "Pero el patio que está fuera del templo déjalo aparte, y no lo midas, porque ha sido entregado a los gentiles; y ellos hollarán la ciudad santa cuarenta y dos ,meses". Esto representa los tres años y medio de la gran tribulación que habrá en la tierra. En ese periodo, catástrofes nunca antes vistas sucederán principalmente en Europa. Si usted está "dentro del templo", estará protegido, porque habrá sido medido y apartado por Dios.
Hoy el Lugar Santísimo y el altar del incienso están en nuestro espíritu. Por eso, cuando oramos, no debemos preocupamos por lo que está sucediendo en el atrio. Así que, permanezcamos en el espíritu, en el Lugar Santísimo, y seamos guardados.
Punto clave: Nunca actuemos aisladamente.
Mi punto clave:
Pregunta: ¿Qué representa para nosotros el altar del incienso hoy?

VIERNES
Lectura bíblica:
Ex 27:1-8; 30:17-21; 38:1-7; Lv 1:4-9
Leer con oración:
"Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra" (Ef 5:25b-26).
JUSTICIA Y PURIFICACIÓN
El libro de Éxodo hace una descripción minuciosa del tabernáculo y de sus muebles. A partir del capítulo 38 vemos los elementos interiores, entre ellos, el altar del holocausto para los sacrificios, que fue preparado para tratar con los pecadores del pueblo de Israel. Cuando alguien pecaba, era necesario llevar un animal como sacrificio para justificarse delante de Dios.
El sacerdote ayudaba al pecador a ofrecer el sacrificio por su pecado. Primeramente, el oferente tenía que identificarse con la ofrenda por medio de imponer las manos sobre la cabeza del animal, transfiriéndole sus pecados (Lv 1:4). De esa manera el animal se convertía en su sustituto. El oferente inmolaba el animal, y el sacerdote presentaba y rociaba la sangre sobre y alrededor del altar (v. 5).
En seguida, el oferente desollaba y cortaba el animal en pedazos y el sacerdote ponía aquella ofrenda sobre el altar del holocausto para que fuera consumida por el fuego que
descendía del cielo y que ardía constantemente. El humo de la ofrenda quemada sobre el altar subía, y el aroma agradaba a Dios (vs. 6-9).
Por medio del altar del holocausto los israelitas podían solucionar el problema de los pecados y justificarse delante de Dios. Cuando el pueblo de Israel presentaba un animal para inmolarlo en el altar del holocausto, era como si el pecador mismo estuviera derramando su sangre, como si su propia carne y huesos estuvieran siendo consumidos sobre el altar.
Después de solucionar el problema de los pecados, el sacerdote debía dar un paso más antes de presentarse para servir a Dios en el Lugar Santo. El necesitaba pasar por la fuente de bronce (Ex 30: 17-21), que representa la purificación de los pecados. Una vez que era solucionado el problema de los pecados, su cuerpo necesitaba ser purificado (He 10:22; Hch 22:16).
Según la luz del Nuevo Testamento, el Señor Jesús fue crucificado en nuestro lugar y, fue puesto como sacrificio sobre el altar para ser nuestra justicia y santidad. Por eso, una vez que son justificados, aquellos que anhelan servir a Dios necesitan ser lavados y purificados diariamente mediante Su palabra Jn 15:3; Ef 5:26-27). El tabernáculo, sus muebles y sus utensilios fueron hechos según el modelo revelado por Dios; por tanto, no debemos hacer nada a nuestra manera. Nunca debemos pensar que, por ser inteligentes, podemos mejorar la manera de Dios. Todo en la edificación de Su habitación debe ser de acuerdo con el modelo revelado por Él.
Punto clave: Todo en la edificación de la iglesia debe ser de acuerdo con el modelo revelado por Dios.
Mi punto clave:
Pregunta: ¿Cómo podemos aplicar la realidad del altar del holocausto y de la fuente de bronce a nuestra vida?

SABADO
Lectura bíblica:
Ex 28:3-9, 12, 15-21,28-30,41; 39:1-31
Leer con oración:
"Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca" (Mt 7:24).
UNA APLICACIÓN PRÁCTICA DE LA PALABRA DE DIOS
El capítulo treintainueve del libro de Éxodo describe las vestiduras sagradas del sacerdote. El efod era uno de esos elementos (vs. 2-7; 28:12). Además del efod, había una vestidura sacerdotal que era una especie de bolso llamado pectoral para llevar el Urim y el Tumim, que servían para definir la voluntad de Dios e interpretar Su palabra (28:30; Nm 27:21; 1 S 28:6).
Como vimos la semana pasada, este elemento puede ser aplicado a los colportores de hoy. Cuando los colportores salen para predicar el evangelio, llevan libros espirituales que, además de suplir a las personas con vida, les ayudan a penetrar más fácilmente en la palabra de Dios y conocer Su voluntad. Asimismo, por medio de sus oraciones, los colportores llevan delante del Señor los nombres de las personas que contactan, así como lo hacía el sacerdote en el Antiguo Testamento, que llevaba en sus hombros LA (responsabilidad) y en el corazón (amor) los nombres de los hijos de Israel (Ex 28:12, 29). Aparentemente ellos están en una posición inferior a los demás hermanos, pero, por estar involucrados con la palabra de Dios hoy y buscar estar siempre en Su presencia, creemos que ellos tendrán una posición elevada en el reino venidero.
Todos los elementos del tabernáculo, como la mesa delos panes de la proposición, el candelero, el altar del incienso g y las vestiduras sacerdotales, pueden ser relacionados con nuestra vida cristiana. No debemos sentimos satisfechos sólo por haber solucionado el problema de nuestros pecados en el altar del holocausto. Esto aún no es suficiente. Necesitamos ser iluminados por la luz del candelero, es decir, por la palabra de Dios. A veces cometemos pecados de los cuales no estamos conscientes, pero, cuando nos acercamos al candelero, recibimos luz. Mientras más luz busquemos, más provisión recibiremos para madurar en la vida divina y cooperar con la edificación de la iglesia de
Dios, el verdadero tabernáculo, que es conforme al modelo ordenado por Dios en Su palabra.
Punto clave: Ser iluminados por la palabra de Dios.
Mi punto clave:
Pregunta: ¿Qué relación existe entre el efod, el pectoral, el Urim y el Tumim con los colportores?

DOMINGO
Lectura bíblica: Mt 24: 14; Col 1:28
Leer con oración:
"Rama fructífera es José, rama fructífera junto a una fuente, cuyos vástagos se extienden sobre el muro" (Gn 49:22).
LLEVAR VIDA A OTROS LUGARES
Dios desea que el hombre sea partícipe del gobierno del mundo venidero (He 2:5). Para eso, Dios tuvo que solucionar el problema del pecado. Asimismo, el hombre debe buscar crecer en la vida divina y madurar para reinar con el Señor en la era venidera.
Para obtener más de la vida de Dios, necesitamos negar la vida del alma y predicar el evangelio del reino. Mientras más experiencias tenga usted en la obra, más responsabilidad recibirá en el reino venidero. Necesitamos vestimos con el pectoral y el efod sacerdotal para salir a hacer la obra del Señor, asumiendo la responsabilidad de llevar a las personas a Dios, llevándolas en el pecho, en amor.
Creemos que todos los hermanos han oído hablar de que necesitamos negar la vida del alma para entrar en el reino venidero. Sin embargo, ¿hemos practicado esto en la vida matrimonial, en el servicio de la iglesia o en el trabajo secular?
A medida que negamos la vida del alma en nuestro vivir diario, asimilamos más y practicamos la palabra de Dios con el objetivo de obtener experiencias en la obra del Señor. Así, todos verán nuestro crecimiento espiritual y la expresión de Dios en nosotros.
Los colportores tienen la función de llevar a las personas delante de Dios. En el CEPPEV (Centro de Perfeccionamiento para la Propagación del Evangelio) son ayudados a disfrutar la Palabra, negar la vida del alma y ministrar vida a otros.
Así, desempeñan la función de sacerdotes de Dios y apóstoles, buscando presentar a todo hombre perfecto en Cristo (Col 1:28). Por estar activos en la obra del Señor, la vida divina crece más rápido en ellos que en los demás.
Cuando el Señor vuelva, es posible que reciban un galardón más grande, pero no deben enorgullecerse por eso, sino que deben cada vez más negar la vida del alma. Cuando el evangelio del reino sea predicado a todas las personas de su ciudad, usted podrá extender sus ramas sobre el muro, es decir, alcanzar a las personas de otros lugares, como José, que era una rama fructífera (Gn 49:22).
Primeramente debemos completar nuestra obra aquí en Brasil, en América del Sur, predicando el evangelio de la vida en todas partes. Entonces, podremos decir que el huerto de José está repleto de frutos. Cuando no quepa más extenderemos nuestros vástagos sobre los muros, es decir, llevaremos la vida a otros lugares. ¡Alabado sea el Señor! Ya enviamos a hermanos a Europa, México y África. Pero aún hay muchos otros lugares que necesitamos alcanzar, como América del Norte, China, Japón y Corea.
Esta semana disfrutamos las porciones de los libros de Génesis y Éxodo, pero el Señor no desea sólo que entendamos Su palabra, sino principalmente que la practiquemos.
Asimilemos la Palabra y practiquémosla.
Punto clave: Hacer la obra de Dios para tener crecimiento de vida.
Mi punto clave:
Pregunta: ¿Cómo podemos llegar a ser una rama fructífera?
Lectura de apoyo:
"La visión del tabernáculo" -caps. 6, 9 y 12 - Dong Yu Lan.
"El éxito y el fracaso de un líder" -cap. 5- Dong Yu Lan.

Volver arriba Ir abajo
 
LIBERADOS PARA SERVIR A DIOS (semana 6)
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Que ritmo recomiendan ustedes para Adorar a Dios???
» Fuimos creados para Alabar a Dios
» Razones para creer en dios y no en la iglesia ni libros(parte 1)
» RECOMENDACIONES PARA LA PRIMERA SEMANA SIN FUMAR
» NO ES PODER DE DIOS, ES HIPNOSIS

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Unido2 por la Fe :: Vida Cristiana-Area Espiritual :: cresimiento en la vida espiritual y edificasion-
Cambiar a: