Unido2 por la Fe
Hola, bienvenido ¡¡¡bendiciones!!! al parecer aun no te encuentras registrado, te invitamos a que te unas a la comunidad..

Si quieres colaborar en este foro como uploader, Moderador o Supermoderador... manda un mensaje a los admnistradores del foro para mas detalles... bendiciones



En busca de Emprendedores para el Señor UNETE!!
 
ÍndiceHomeRegistrarseConectarse
Últimos temas
» ¡¡¡ Bin Soto 2da Produccion-Exclusiva Una RELIQUIA!!!
Vie Nov 13, 2015 11:50 am por kikeandrad

» Una vida llena...
Dom Mayo 03, 2015 6:40 pm por hgo1939

» David Brainerd
Miér Abr 29, 2015 11:08 pm por hgo1939

» La iglesia...
Sáb Abr 25, 2015 5:37 pm por hgo1939

» El entretenimiento de la iglesia
Jue Abr 23, 2015 3:53 pm por hgo1939

» Los himnos
Miér Abr 22, 2015 5:48 pm por hgo1939

» MANTENGAMOS UN ESTILO DE VIDA DE ADORACIÓN VIBRANTE
Mar Abr 21, 2015 4:23 pm por hgo1939

» Las Escrituras
Mar Abr 21, 2015 4:20 pm por hgo1939

» Viva conforme al propósito para el que fue creado
Vie Abr 17, 2015 4:15 pm por hgo1939


Music
Pan de vida
>Alimenta alma con este nutritivo pan
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Contactame si urge

Comparte | 
 

 LA EDIFICACIÓN DEL CUERPO DE CRISTO La Fe Semana 2

Ir abajo 
AutorMensaje
hgo1939
Moderador
Moderador


Cantidad de envíos : 1135
Fecha de inscripción : 03/06/2009
Edad : 78
Localización : Armenia Colombia

MensajeTema: LA EDIFICACIÓN DEL CUERPO DE CRISTO La Fe Semana 2    Lun Abr 29, 2013 9:05 am

LA EDIFICACIÓN DEL CUERPO DE CRISTO
La Fe
Semana 2 – Mensaje 2
Las herramientas actuales para la edificacion del Cuerpo de Cristo (He 2:5-Cool
Lunes
Leer con oración:
Mt 16:24; 25:31-40; Jn 21:15-17; He 2:5-8
“Cuando hubieron comido, Jesús dijo a Simón Pedro: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas más que éstos? Le respondió: Sí, Señor; tú sabes que te amo. El le dijo: Apacienta mis corderos”. (Jn 21:15)
La necesidad de Dios
El tema de esta semana es “Las herramientas actuales para la edificación del Cuerpo de Cristo”. Desde que el Señor nos mostró los versículos del 2 al 8 de Hebreos 2, nuestra vida de la iglesia cambió, al igual que nuestro enfoque. No estamos aquí solo para nuestro disfrute y necesidad; antes vemos que el Señor tiene una necesidad: traer Su reino a la tierra. El quiere volver, como lo prometió, para reinar, pero no El sólo (Ap 3:21). El Señor quiere que muchos reinen con Él. En el reino milenario, las naciones, que son llamadas las ovejas en Mateo 25:31-40, necesitaran ser gobernadas. El Señor necesitara personas para guiarlas, reinar sobre ellas y administrar el reino.
Para reinar con el Señor, en principio, debemos tener la vida de Dios, y en segundo lugar, haber madurado en la vida divina. No basta con tener la vida de Dios; es necesario que ésta crezca y, para ello, debemos negar la vida del alma, pues así se abre un espacio en nosotros para que ella crezca. Con esa finalidad, Dios nos colocó en la iglesia. Y ésta no es un lugar, un edificio, una propiedad, o una organización, sino un vivir en donde Él nos prepara para reinar de dos maneras: haciéndonos crecer en vida y perfeccionándonos para que tengamos la experiencia necesaria para cuidar a las personas. Antes pensábamos que el vivir de la iglesia era sólo para nuestro disfrute, pero hoy vemos que necesitamos cuidar a los otros, y justamente para eso el Señor nos dio herramientas.
De acuerdo con Efesios 4:12, el Señor nos quiere perfeccionar para la edificación del Cuerpo de Cristo, el cual no es “una” iglesia, sino “la” iglesia /Ef 1:22-*23; Col 1:18). No es “nuestra” iglesia, ni “su” iglesia, ni la iglesia “de Él” o “de ella”. La iglesia se refiere por un lado, al Cuerpo de Cristo, es decir, a todos los hijos de Dios en todas las eras y lugares, y por otro, se refiere a un vivir.
Como vimos la semana pasada, nuestro amor por el Señor se traduce en cuidar a los hermanos, es decir, a Sus ovejas y corderos (Jn 21:15-17). Hoy el Señor necesita cristianos consagrados a Él, no sencillamente a una multitud, sino a los que están comprometidos con Él, dispuestos a despojarse de todo para entregarse al evangelio del reino. Dejar todo es poner al Señor en primer lugar y amarlo más que todo lo que tenemos.
Para ello, tenemos que ir ante la presencia del Señor y preguntarle: “Señor, muéstrame lo que impide entregarme totalmente al evangelio del reino”. Si buscamos al Señor, Su luz brillará sobre nosotros y vamos a ver que hay cosas que amamos más que a Él.

Punto Clave:
Cooperar con la necesidad de Dios
Pregunta:
¿Qué le impide servir al Señor?


LA EDIFICACIÓN DEL CUERPO DE CRISTO
La Fe
Semana 2 – Mensaje 2
Las herramientas actuales para la edificacion del Cuerpo de Cristo (He 2:5-Cool
Martes
Leer con oración:
Hch 2:14-47; 4:1-40; 11:19-20; 13:1
“Y todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo (Hch 2:21). Pero cuando creyeron a Felipe, que anunciaba el evangelio del reino de Dios y el nombre de Jesucristo, se bautizaban hombres y mujeres.” (8:12).

INVOCAR EL NOMBRE DEL SEÑOR
HACE QUE LA OBRA NO SE DETENGA
Cuando Pedro le predicó a la multitud en Jerusalén y dijo que aquello era el cumplimiento de lo que había dicho el profeta Joel, él no se refería sólo al hablar en lenguas o a los sueños y visiones, sino principalmente a invocar el nombre del Señor para ser salvo (Hch 2:21). Los sueños y las visiones no dan vida (v.17). Invocar el nombre del Señor trae el poder del Espíritu y da vida. Si queremos ser salvos, debemos invocar el nombre del Señor. Esta práctica llevó a la iglesia en Jerusalén a tener una vida tan intensa y tan llena del Espíritu que los santos hasta vendían sus propiedades y bienes y lo repartían a todos (v.45). Por sí mismos, ellos jamás harían eso. Esta fue la obra del Espíritu, comenzando por invocar el nombre del Señor.
En Hechos 4, el número de los discípulos aumentó a casi cinco mil hombres. Aunque fueron intimidados por el Sanedrín a no hablar del nombre de Jesús, los apóstoles, llenos del Espíritu Santo, mostraban que no había salvación en ningún otro nombre. Como resultado, los santos anunciaban la palabra de Dios con intrepidez y eran de un solo corazón y alma. Asimismo, había tanta gracia en todos los que creyeron que nadie consideraba como suyas ninguna de las cosas que poseían; sino que tenían todo en común (vs 4:8-12, 17, 31-35).
Cuando sobrevino la persecución por causa de de Esteban, los apóstoles se quedaron en Jerusalén, pero los discípulos salieron a predicar el evangelio por todas partes (Hch 8:1, 4). Felipe fue a Samaria (v.5), y el Espíritu estaba con él. Después de predicar el evangelio allí, el Espíritu lo envió al sur (v.26), donde le predicó el evangelio a un eunuco, quien creyó en el Señor y fue bautizado inmediatamente (vs. 27-38). Luego, Felipe fue arrebatado por el Espíritu, llevado a Azoto, y de allí se fue predicando el evangelio hasta llegar a Cesarea (vs. 39-40; cfr. 21:Cool. Esto, muestra que alguien que invoca el nombre del Señor no se detiene. El Espíritu hace la obra a través de él.
Cuando leemos Hecho 11, vemos los que fueron dispersados por causa de la tribulación que le sobrevino a Esteban se dispersaron hacia Fenicia, Chipre y Antioquía. Al principio, ellos no le predicaban a nadie que no fuera judío (v. 19), pero algunos de Chipre y Cirene le predicaron a los Griegos en Antioquía (v. 20). Así comenzó la iglesia en Antioquía, adonde Bernabé llevó a Pablo hasta que éste fue apartado para el ministerio (13:1). De ese modo, el ministerio de invocar el nombre del Señor fue traspasado a Pablo.
El ministerio del Señor avanza. Inicialmente Pedro tuvo un ministerio, luego Pablo, y finalmente vino el de Juan. Al llamar a Pedro para seguirle, el Señor dijo sobre Juan: “Si quiero que él quede hasta que yo venga, ¿que a ti? Sígueme tú” (Jn 21-22). Esto no significaba que Juan no moriría, sino que su ministerio permanecería hasta la venida del Señor. Hoy este es el ministerio que seguimos y practicamos. Sin embargo, esto no quiere decir que vamos a deshacernos de los ministerios de Pedro y Pablo, no. Un ministerio está sobre el otro. Nuestra base para seguir hoy, el ministerio de Juan, es todo el Nuevo Testamento, incluido especialmente el ministerio de Pablo, pues el tema de esta serie del Alimento Diario es La edificación del Cuerpo de Cristo, algo que Pablo reveló.
Gracias al Señor, hoy Él nos ha llevado a entrar en el ministerio de Juan, el ministerio del Espíritu y la vida, y por medio de él podemos avanzar más. Que podamos continuar invocando el nombre del Señor, a fin de vivir en el Espíritu (1 Co 12:3), y negarnos a nosotros mismos para crecer en la vida de Dios (Jn 21:18). Asimismo, que podamos cumplir la comisión dada a la iglesia en esta era, es decir, predicar el evangelio del reino para testimonio a todas las naciones, hasta que venga el fin (Mt 24:14). Si hoy cuidamos de nuestros consiervos, en el porvenir reinaremos con el Señor (vs.45-47; Ap 20:6).
Punto Clave:
Invocar el nombre del Señor, negar el yo y anunciar el reino.
Pregunta:
¿Qué actitud debemos tener con relación a los ministerios de Pedro y Pablo?

LA EDIFICACIÓN DEL CUERPO DE CRISTO
La Fe
Semana 2 – Mensaje 2
Las herramientas actuales para la edificacion del Cuerpo de Cristo (He 2:5-Cool
Miércoles
Leer con oración:
Hch 16:11-40
“El Dios que hizo el mundo y las cosas que en él hay, siendo Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por manos humanas.” (Hch 17:24). Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren.” (Jn 4:24).

LOS MEDIOS E INSTRUMENTOS
PARA PREDICAR EL EVANGELIO
El segundo viaje ministerial de Pablo es un excelente ejemplo para hacer la obra dependiendo del Espíritu (Hch 16:11-12). En Filipos, él y sus compañeros no fueron a una sinagoga como lo habían hecho en otros lugares, sino que fueron a la orilla del rio, donde encontraron a algunas mujeres y les hablaron la Palabra. Una de ellas era Lidia, quien abrió su casa para recibir a los hermanos (vs.13-15). Además de ella, el carcelero también abrió su casa (vs 29-34). Por tanto, los santos de la iglesia en Filipos no tenían un local fijo para hacer las reuniones, sino que se reunían junto al río, en la casa de Lidia y en la casa del carcelero.
Al salir a las ciudades para predicar el evangelio, no podemos depender de ninguna estructura humana ya existente, sino comenzar de cero, depender del Espíritu. Cuando no sabemos a dónde ir o por dónde comenzar, ¿qué podemos hacer? Orar. Pablo y Silas fueron a Filipos y buscaron un lugar para orar. Asimismo, nosotros tenemos que dejar que el Espíritu haga la obra. Si el hombre hace la obra, el resultado será limitado. En cambio, si el Espíritu hace la obra, ésta va a progresar sin límites.
Al contrario de la iglesia en Filipos, las decenas de millares de hermanos de la iglesia en Jerusalén aún tenían un lugar físico, el templo, y mantenían las tradiciones y costumbres de la ley (Hch 21:20-21). Ellos debían estar preocupados por adorar a Dios en el Espíritu (Jn 4:24), pero, por causa de la estructura ya existente, los santos de allí tuvieron una enorme dificultad para hacer la transición que Dios quería realizar, del Antiguo al Nuevo Testamento. Por eso Dios permitió que en el año 70 d.C., el general romano Tito destruyera toda la ciudad, con el templo y todas las cosas relacionadas a las tradiciones judías, que influenciaron a la iglesia.
A través de los signos, el cristianismo acumuló muchas tradiciones semejantes. Nosotros también pasamos por esta experiencia y perdimos el enfoque en ciertos asuntos. Nos preocupábamos más por el local físico y nuestro disfrute allí, que por las personas. Pero Dios quiere que hagamos esta transición. Él ha insistido en que prediquemos el evangelio del reino en toda la tierra habitada y para eso, necesitamos ir hasta donde están las personas (Mt 9:35-36; 24:14).
A fin de cumplir esta comisión, el Señor nos dio dos herramientas maravillosas y poderosísimas: el BooKafé y los colportores. Cuando se nos presento el proyecto del BooKafé a mediados de 2009, a casi todos nos costó aceptarlo porque no entendíamos que el Señor quería hacer esta transición. Muchas veces, cuando no logramos entender, nos resistimos. No nos oponemos, pero tampoco estamos a favor. Permanecemos pasivos, observando lo que va a suceder.
En el encargo del BooKafé consiste en crear un ambiente para todos. Éste no es un templo, sino un lugar agradable donde hay libros espirituales; es un ambiente donde las personas pueden entrar, no para salir rápido e irse, sino para quedarse. Así, ellas pueden tener contacto con los colportores, pueden oír el evangelio del reino y recibir la literatura saludable que las hará crecer en la vida de Dios. Este es el ambiente del BooKafé. Gracias al Señor, cada vez más hermanos han visto este encargo y están cooperando con él.

Punto Clave: Hacer la transición que Dios quiere.
Pregunta: ¿Está abierto a la transición, y a las nuevas maneras de hacer y conducir la obra?

LA EDIFICACIÓN DEL CUERPO DE CRISTO
La Fe
Semana 2 – Mensaje 2
Las herramientas actuales para la edificacion del Cuerpo de Cristo (He 2:5-Cool
Jueves
Leer con oración:
Mt 24:14, 45-51; Ap 3:7-8
“Por tanto recibíos los unos a los otros, como también Cristo nos recibió, para gloria de Dios. (Ro 15:7).

ABRIR EL CORAZÓN A TODOS LOS HIJOS DE DIOS
Hoy muchos testifican que el Bookafé es de Dios. Quien a entrado en él y ha visto a los personas recibiendo al Señor y amándolo más, a familias siendo restauradas, matrimonios que se iban a separar, viviendo en armonía y amor, a personas que se iban a suicidar, sirviendo al Señor como colpotores, lo único que puede hace es dar gracias a Dios. Antes, invitábamos a muchos a las reuniones, pero pocos iban. Hoy nuestras “manos” están llenas de personas a las cuales debemos cuidar. Hay centenas de historias de vidas que están cambiando. Si nos hubiéramos quedado sólo en nuestros locales de reuniones, jamás hubiéramos tenido tantos casos como estos.
Somos motivados por una visión. Cuando el Señor nos dio la visión de la restauración de la vida de la iglesia en unidad, de una manera práctica, comenzamos a predicar que en cada ciudad debía haber sólo una iglesia que incluyera a todos los creyentes regenerados (Ap 1:11). El Señor nos bendijo mucho en aquel tiempo. Por causa de nuestra posición correcta según la visión que Dios nos dio, Él nos revelo que estaba en Su corazón, y nosotros luchábamos para que esta visión fuera propagada a todos. Así íbamos a cada ciudad a predicar el evangelio y levantar iglesias.
Cuando llegábamos a una ciudad y ganábamos un grupo de personas, buscábamos un local para que la iglesia se reuniera. Practicamos esto durante varios años, pero eso aun no era suficiente para cumplir lo que estaba en el corazón del Señor. Aunque nuestra visión de la iglesia en aquella ciudad incluía a todos los hijos de Dios, en la práctica, aun trabajábamos con una minoría, y nos aislábamos de los demás hermanos en Cristo de aquella ciudad.
Nuestra visión y encargo hoy no es preocuparnos solo de cuidar a los hermanos que se reúnen con nosotros, sino pensar en todos los hijos de Dios en la ciudad en donde vivimos. Hay millares de cristianos que no se reúnen con nosotros, que necesitan oír el evangelio del reino a fin de tener la oportunidad de reinar con el Señor. Por eso debemos abrir nuestro corazón a todos los hijos de Dios.
Hoy estamos andando en el camino de Filadelfia, la iglesia del amor fraternal (Ap 3:7-Cool. Debemos tener un corazón que se preocupa por todas las personas. Si contamos nada más en Brasil, encontramos que en ese país hay más de 45 millones de personas que profesan ser regeneradas, y eso sin mirar la cantidad de cristianos que hay en otros países. Por tanto, es nuestra responsabilidad decirles que necesitan negarse a sí mismas y crecer en vida y madurar, a fin de ser vencedores y reinar con Cristo por mil años cuando Él vuelva. ¡Que el Señor nos fortalezca y nos haga cada vez más fieles a esta visión y encargo!
Punto Clave:
Expresarles el amor de Dios a todos
Pregunta:
¿Qué siente hacia los hermanos que no se reúnen con usted?

LA EDIFICACIÓN DEL CUERPO DE CRISTO
La Fe
Semana 2 – Mensaje 2
Las herramientas actuales para la edificacion del Cuerpo de Cristo (He 2:5-Cool
Viernes
Leer con oración:
Mt 24:45-47; Hch 16:6-10; He 2:5-9
“¿Quién es, pues, el siervo fiel y prudente, al cual puso su señor sobre su casa para que les dé el alimento a tiempo?” (Mt 24:45).

SUPLIR VIDA A TODOS LOS HIJOS DE DIOS
El Señor quiere llevarnos de regreso a la dependencia del Espíritu. Con el tiempo, nos organizamos demasiado, nos estructuramos mucho. Necesitamos volver al principio de Hechos, cuando los hermanos no tenían mucho, pero una cosa tenían: el nombre del Señor. Si no tenemos cuidado, con el paso del tiempo nos vamos haciendo muletillas para apoyarnos y no sentimos seguridad al depender sólo del Espíritu.
¡Cuán difícil es para el hombre natural depender del Espíritu! Es más fácil tener una “receta” o “manual” que diga a donde ir y qué hacer. Pero no debería ser así. Como vemos en Hechos 16, en su segundo viaje, Pablo y Silas siguieron la orientación del Espíritu. Pero Éste no, les dijo inmediatamente a donde debían ir; sólo les impedía ir a los lugares que ellos querían ir. Por eso, al ir a una ciudad, debemos orar: “Señor, ¿por dónde comenzamos?”.
La mayoría de las iglesias ya tienen una estructura armada, y eso nos hace correr el riesgo de actuar como si ya no necesitáramos depender del Espíritu. Cuando vamos a las reuniones de la iglesia, muchas veces ni oramos porque ya sabemos lo que va a suceder: alguien va a pedir un himno, otro va a orar, unos van a partir el pan, los lideres van a compartir alguna palabra y, al final, alguien va a dar los anuncios y hacer una oración para concluir la reunión.
No podemos conformarnos con eso. ¡Por eso es tan importante invocar el nombre del Señor y depender del Espíritu en todo! No confiemos en nuestras estructuras, en nuestros apoyos, en nuestras muletillas. La única persona confiable es el Espíritu, e invocar el nombre del Señor es lo que nos lleva al espíritu (1 Co 12:3).
A partir de 1989 comenzó a haber un cambio entre nosotros con relación a amar a todos los hijos de Dios. Así surgió el Periódico Árbol de la Vida (PAV), con el objetivo de tener una comunión en amor y con humildad, y suplir de vida a nuestros hermanos, los hijos de Dios. Sin embargo, aún seguíamos trabajando a favor de una iglesia, “nuestra” iglesia, y acabamos ahuyentando a los demás hermanos en Cristo. Pero le damos gracias al Señor porque Él no nos dejó de lado; antes bien, continuó dándonos revelación, y eso nos ayudó a arrepentirnos de nuestra actitud del pasado.
Principalmente, cuando tuvimos la visión del reino en Hebreos 2:5-9, entendimos que, a pesar de estar llenos de debilidades, Dios aún así se acodó de nosotros. Vimos porqué Él creó al hombre y cuál es nuestra función hoy en la tierra. Dios nos entregó la comisión de cuidar a todos sus hijos: “¿Quién es, pues, el siervo fiel y prudente, al cual puso su señor sobre su casa para que les dé el alimento a su tiempo?” (Mt 24:45). Le agradecemos al Señor por corregirnos y mostrarnos la importancia de tener comunión con todos los hijos de Dios para predicarles el evangelio del reino y suplirles la vida.
Punto Clave:
Depender del espíritu
Pregunta:
Al vivir la vida de la iglesia ¿siente que ha dependido del Señor o se ha apoyado en las estructuras humanas?


LA EDIFICACIÓN DEL CUERPO DE CRISTO
La Fe
Semana 2 – Mensaje 2
Las herramientas actuales para la edificacion del Cuerpo de Cristo (He 2:5-Cool
Sábado
Leer con oración:
Mt 16:24; Gá 5:16, 25
“Escribe en un libro lo que ves, y envíalo a las siete iglesias (Ap 1:11). Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas; porque el tiempo está cerca.” (v.3).

EL ENFOQUE DEL BOOKAFÉ ES EL LIBRO
¿Cuál es la diferencia entre locales de reuniones y reunirnos en el Bookafé? Cuando nos reunimos en “nuestro” local de reuniones, los hermanos de otros grupos cristianos no se sienten a gusto de estar allí, porque no es el lugar de reuniones de la iglesia de “ellos”. Puesto que todos somos hijos de Dios, el lugar donde nos reunimos no debería ser causa de incomodidad, para que ningún cristiano deje de participar en nuestras reuniones, pero finalmente eso es lo que sucede. Por eso el Espíritu nos reveló un lugar donde los hijos de Dios pueden entrar y decir: “!Este lugar también es mío!”. Sin embargo, si no nos renovamos en nuestra visión, será a nosotros a quienes nos costará aceptar esto. ¡Que el Señor tenga misericordia de nosotros!
Por la práctica es posible darse cuenta de que algunos aún no han visto realmente lo que es el Bookafé. Algunos lo abrieron por obediencia, pero no se involucraron con esto y sólo aparecen allí de vez en cuando. Su encargo es sólo ir a su local de reuniones. Pero es necesario que esto cambie. Necesitamos ver que también podemos reunirnos en las unidades del Bookafé de nuestra ciudad. Si decimos que todos los grupos cristianos pueden utilizarlo para reunirse, ¿Por qué nosotros mismos no nos reunimos? Podemos tener reuniones normales allí, como la reunión de oración y la reunión de carácter ministerial.
El enfoque de Bookafé es book (libro en inglés), porque allí tenemos libros que introducen a la Fé (el contenido de la economía de Dios) en la fe de las personas. Estos libros nos ayudan a ver la importancia de vivir en el espíritu y negar la vida del alma (Gá 5:16, 25; Mt 16:24). Tal vez la mayoría de los cristianos nunca han oído hablar sobre esto, pero quien entra al Bookafé podrá recibir la visión de la importancia de este asunto. Sin negarse a sí mismo, no es posible crecer y madurar para gobernar el mundo venidero. Si estamos llenos de nuestras opiniones, preferencias del “yo creo”, no es posible que el Señor pueda reinar por medio de nosotros. Por eso en el Bookafé uno de los asuntos más importantes es el colportaje.
A fin de ser perfeccionados en el colportaje, hemos sido alentados a participar del CEPPEV (Centro de Perfeccionamiento para la Propagación del Evangelio). Este perfeccionamiento nos “desestructurara” de nuestros conceptos y nos ayudara a volver a la sencillez. El Señor necesita despertar a más personas que tengan esta desesperación por el evangelio del reino, para que todos los hijos de Dios reciban esta palabra por medio de los libros.
Un libro en las manos es la mejor manera de dar continuidad al cuidado de las personas. Después de que alguien es contactado en el Bookafé y vuelve a su casa, tendrá la posibilidad de continuar recibiendo ayuda si le dejamos un libro. Esto hará que nuestro trabajo sea eficaz y duradero. Por eso necesitamos tener un espíritu de colportor. ¡Este encargo tiene que arder en nuestro corazón!
Punto Clave:
La importancia del libro en las manos de las personas.
Pregunta:
¿Por qué es importante, además de contactar a las personas y predicarles el evangelio, dejarles un libro?

LA EDIFICACIÓN DEL CUERPO DE CRISTO
La Fe
Semana 2 – Mensaje 2
Las herramientas actuales para la edificacion del Cuerpo de Cristo (He 2:5-Cool
Domingo
Leer con oración:
Efesios 4:10-13
“Cómo no debéis vosotros andar en santa y piadosa manera de vivir, esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios.” (2 P 3:11-12)

EL Bookafé ES PARA
LA PREDICACION DEL EVANGELIO

Lo que va a traer al Señor de vuelta es el evangelio del reino (Mt 24:14). El evangelio del reino nos revela que, después de la regeneración, es decir, la salvación del Espíritu, nuestra alma necesita ser transformada, y eso ocurre por medio de negarnos a nosotros mismos para así dejar que la vida crezca.
Por medio de los instrumentos maravillosos que hemos usado, como el colportaje, las tiendas y el Bookafé, el evangelio del reino está siendo predicado y estamos produciendo muchos frutos espirituales. Hemos aprendido a contactar a las personas. De este modo, estamos logrando tener comunión con un mayor numero de hermanos.
Para utilizar mejor esta herramienta, necesitamos ser perfeccionados y tener el encargo por el colportaje. Un Bookafé sin colportaje es una cafetería común, como cualquier otra. No obstante, debemos recordar que nuestro encargo no es el café, sino predicar el evangelio del reino y alimentar a todos los hijos de Dios con las palabras de la Fe que están en los libros. Debemos estar conscientes del camino que estamos tomando.
De una forma u otra, queremos que todos sean miembros útiles en el Cuerpo de Cristo, ya sea sirviendo en el Bookafé , en el colportaje, o visitando y apacentando a los que han sido contactados y salvos. Hoy el Espíritu de Dios está “quemándonos” en nuestro interior, y no vamos a dejar que el mundo apague este encargo. Todos debemos estar dispuestos a ser perfeccionados para cumplir la comisión que Dios nos confió.
Punto Clave:
Ser miembros útiles en el Cuerpo de Cristo.
Pregunta:
De modo practico ¿cómo puede cooperar usted con la predicación del evangelio del reino?

Lectura de apoyo:
Desvendando los misterios del reino – caps. 4 y 7 – Dong Yu Lan
El enfoque de Dios: el reino – caps. 3 – Dong Yu Lan
Volver arriba Ir abajo
 
LA EDIFICACIÓN DEL CUERPO DE CRISTO La Fe Semana 2
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» ¿Qué es discernir el Cuerpo del Señor?
» Nueva reinterpretacion- LOS TIEMPOS (DE CRISTO)
» Cristo, Maitreya y Jesús.
» Llovieron lágrimas sobre mi cuerpo: Impactante
» CUERPO INTELIGENTE

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Unido2 por la Fe :: Vida Cristiana-Area Espiritual :: cresimiento en la vida espiritual y edificasion-
Cambiar a: