Unido2 por la Fe
Hola, bienvenido ¡¡¡bendiciones!!! al parecer aun no te encuentras registrado, te invitamos a que te unas a la comunidad..

Si quieres colaborar en este foro como uploader, Moderador o Supermoderador... manda un mensaje a los admnistradores del foro para mas detalles... bendiciones



En busca de Emprendedores para el Señor UNETE!!
 
ÍndiceHomeRegistrarseConectarse
Últimos temas
» ¡¡¡ Bin Soto 2da Produccion-Exclusiva Una RELIQUIA!!!
Vie Nov 13, 2015 11:50 am por kikeandrad

» Una vida llena...
Dom Mayo 03, 2015 6:40 pm por hgo1939

» David Brainerd
Miér Abr 29, 2015 11:08 pm por hgo1939

» La iglesia...
Sáb Abr 25, 2015 5:37 pm por hgo1939

» El entretenimiento de la iglesia
Jue Abr 23, 2015 3:53 pm por hgo1939

» Los himnos
Miér Abr 22, 2015 5:48 pm por hgo1939

» MANTENGAMOS UN ESTILO DE VIDA DE ADORACIÓN VIBRANTE
Mar Abr 21, 2015 4:23 pm por hgo1939

» Las Escrituras
Mar Abr 21, 2015 4:20 pm por hgo1939

» Viva conforme al propósito para el que fue creado
Vie Abr 17, 2015 4:15 pm por hgo1939


Music
Pan de vida
>Alimenta alma con este nutritivo pan
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Contactame si urge

Comparte | 
 

 ANDAR EN AMOR (SEMANA 2)

Ir abajo 
AutorMensaje
hgo1939
Moderador
Moderador


Cantidad de envíos : 1135
Fecha de inscripción : 03/06/2009
Edad : 78
Localización : Armenia Colombia

MensajeTema: ANDAR EN AMOR (SEMANA 2)   Lun Jun 24, 2013 4:50 pm

Andar en amor (semana 2)
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Lunes
Leer con oración:
Ez 47:3-5; Mt 6:10; Jn 21:18; Ef 4:11-12
 
“Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados.”(Ef 4:1)
El Andar Restringido De Un Prisionero
El tema general de nuestro estudio en esta serie del Alimento Diario es “La edificación del Cuerpo de Cristo”. Esta edificación la hacen los santos, quienes a su vez son perfeccionados por los siervos del Señor (Ef 4:11-12).
Un siervo de Dios es aquel que tiene una comisión de parte de Él. A veces confundimos la comisión con el conocimiento doctrinal y la elocuencia. Un verdadero siervo de Dios, un auténtico apóstol, no necesariamente debe ser elocuente o saber hablar bien, pero cuando habla, aunque sea de manera sencilla, cambia la vida de las personas, por causa de su vivir, experiencia y testimonio. Su hablar no tiene como fin aumentar el conocimiento de los oyentes, sino causar un cambio en sus vidas, porque tiene como contenido y sustancia la realidad y la vida que la palabra de Dios contiene.
Hoy, el Señor nos ha mostrado dos asuntos importantes con relación a nuestro vivir. El primero es que la vida de la iglesia no se limita a la vida de reuniones, sino que también incluye la vida familiar y la social (trabajo, colegio, etc.). No somos cristianos con múltiples personalidades: una en la reunión de la iglesia, otra en la casa y otra en los demás lugares. ¡No! Somos la misma persona y vivimos la vida de la iglesia en donde quiera que estemos. El segundo asunto tiene que ver con los cinco tipos de andar presentados en Efesios: andar en la gracia, en la verdad, en amor, en la luz y en el espíritu. Todos necesitamos tener este tipo de andar en nuestro vivir diario.
En Efesios 4:1-2, Pablo, prisionero en el Señor, nos ruega que andemos como es digno de nuestro llamamiento, con toda humildad y mansedumbre, soportándonos con paciencia los unos a los otros en amor. Ser prisionero significa negarse a sí mismo, negar la vida del alma, lo que quiere decir que el yo natural ya no tiene libertad. Esto nos trae a la memoria el episodio del capítulo 21 del Evangelio de Juan. Allí, el Señor le dijo a Pedro que, cuando era joven, él tenía plena libertad para ir donde mejor le parecía (v. 18). Jesús no se refería a su edad física, sino a su madurez espiritual. Alguien espiritualmente infantil no tiene ninguna restricción y hace las cosas de manera independiente. Pero mientras más crece en la vida espiritual, menos libertad se le da a la vida del alma (cfr. Ez 47:3-5). Alguien maduro extiende las manos para que otro lo conduzca, es decir, lo hace de manera voluntaria. Él no quiere vivir más de una manera libre; antes bien, busca someterse a la voluntad del Señor. En ese momento se convierte en un prisionero del Señor.
Después de transmitirnos las elevadas visiones y revelaciones en los tres primeros capítulos de Efesios, a partir del capítulo cuatro, Pablo comienza a hablar de la práctica, y este es precisamente nuestro problema. A todos nosotros nos gusta oír mensajes, pero, para practicar la palabra de Dios, tenemos dificultades, pues nos encontramos con una gran pared por delante: la vida del alma. No nos agrada ser restringidos; al contrario, nuestra alma quiere tener libertad para hacer las cosas que desea. No obstante, el Señor nos llamó y espera que nuestro andar sea digno de Su llamamiento, un andar según la vida en el reino. Por tanto, debemos orar: “Señor, venga Tu reino a mi vida, a mi familia. Hágase Tu voluntad en mi casa, en mi cuarto, en el uso de la computadora, en mi trabajo o en el Shopping” (cfr. Mt 6:10). Si oramos de esa manera, con sinceridad, Le pediremos perdón al Señor por todavía tener un vivir demasiado libre, y Le pediremos que nos restrinja como Sus prisioneros.
Punto Clave:
Andar según el llamamiento divino nos restringe.
Pregunta:
¿En qué aspectos usted ha percibido la restricción del Señor en su andar?


 
 
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Martes
Leer con oración:
Jn 1:14, 17; 1 Jn 1:14; 2:7; 4:8
 
“Hermanos, no os escribo mandamiento nuevo, sino el mandamiento antiguo que habéis tenido desde el principio; este mandamiento antiguo es la palabra que habéis oído desde el principio.”(1 Jn 2:7)
Las Características Del Apóstol Juan
Según la historia de la iglesia, cuando Juan salió del exilio en la isla de Patmos, fue a servir a Éfeso y allí condujo a los efesios a practicar la Palabra. Entre las características de Juan, la primera es que él no buscaba destacarse, ni ocupar el primer lugar, sino que siempre seguía a los demás; y la segunda es que él pudo aprender de la experiencia de los otros. Por ejemplo, Juan 21 relata hechos que ningún otro evangelista citó. Aunque el Señor se lo dijo a Pedro, Juan tomó eso para sí mismo. No necesariamente tenemos que sufrir ciertas cosas para aprenderlas. Cuando vemos a un hermano sufriendo por causa de la vida de su alma, necesitamos aprender la lección para ser salvos de muchos sufrimientos.
La tercera característica de Juan es que, al escribir las epístolas, no habló de nada nuevo (1 Jn 2:7), sino que reforzó lo que el Señor y los demás apóstoles ya habían hablado. El Evangelio de Juan es una explicación detallada de la Epístola a los Efesios. Por ejemplo, en el capítulo 14, encontramos al Dios Triuno, revelado también en Efesios (cfr. Ef 1). De hecho, en Efesios Pablo habla de andar en la gracia y la verdad, andar en el amor y en la luz, y también de andar en el espíritu, entretanto que en Juan 1:14 leemos: “Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad”. La “gracia” y la “verdad” no aparecen aquí por coincidencia, porque Pablo ya había hablado sobre esto. En el versículo 17 Juan continúa: “Pues la ley por medio de Moisés fue dada, pero la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo”. Andar en la gracia y en la verdad es andar en Cristo, es decir, está relacionado al Hijo.
Pablo, además, habló de andar en amor y andar en la luz, y Juan lo confirmó. Con respecto a andar en amor, Juan escribió: “El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor” (1 Jn 4:Cool; y sobre andar en la luz, afirmó: “Este es el mensaje que hemos oído de él, y os anunciamos: Dios es luz, y no hay ningunas tinieblas en él” (1:5). Dios Padre es amor y cuando el amor de Dios nos alcanza en Jesucristo, es la gracia. De igual modo, Dios Padre es la Luz y, cuando esta luz nos alcanza en Jesucristo, es la verdad, la realidad. Andar en amor y luz es andar en el Padre.
El último asunto mencionado por Pablo es andar en el espíritu, y Juan registró en su evangelio: “Dios es Espíritu” (Jn 4:24). Si queremos adorar a Dios, necesitamos estar en el espíritu. Asimismo, él reveló que, al creer en el Señor Jesús, recibiríamos el Espíritu (Jn 7:38-39). Él igualmente dejó claro que, tras la muerte y resurrección del Señor Jesús, el Espíritu de realidad vendría como el otro Consolador para estar para siempre con nosotros (14:16-17).
Por medio de los escritos de Juan, podemos entender que andar en la gracia y en la verdad (el Hijo), andar en amor y en la luz (el Padre), y andar en el espíritu (el Espíritu) es andar en el Dios Triuno. Aquí está la correlación entre el Evangelio de Juan y la Epístola a los Efesios. ¡Alabado sea el Señor!
Punto Clave:
Seguir a los otros, aprender de los demás y reforzar lo que ya fue hablado.
Pregunta:
¿Ha aprendido lecciones de vida con las experiencias de los otros?


 
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Miércoles
Leer con oración:
Ef 4:1-3, 17-21; 5:1-2, 8, 18
 
“En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, y renovaos en el espíritu de vuestra mente, y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad” (Ef 4:22-24). “Sed, pues, imitadores de Dios.”(Ef 5:1a)
Los Cinco Tipos De Andar En Efesios
En Efesios 4:1-2, antes de hablar acerca de los cinco tipos de andar – en la gracia, en la verdad, en amor, en la luz y en el espíritu – Pablo escribe sobre algunos asuntos esenciales, como la humildad, la mansedumbre, la longanimidad y el soportarnos los unos a los otros en amor. Estos asuntos están relacionados a las facultades del alma; sólo quien se ha negado a sí mismo y ha rechazado la vida natural tiene humildad, mansedumbre y longanimidad.
La palabra “longanimidad” está compuesta por dos palabras: “longo” y “ánimo”. Significa tener un largo ánimo, tener una paciencia que no se acaba. Para alguien que está al frente de un ministerio comisionado por el Señor, la mayor paciencia es esperar, incluso después de veinte años, para que un cooperador obstinado sea transformado. Esta es la característica de un siervo de Dios, un ministro de Dios, que aprendió a negar la vida del alma.
El versículo 3 dice: “Solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz”. Todos hablan de la unidad, pero la unidad real sólo existe cuando nos negamos a nosotros mismos, tomamos la cruz y perdemos la vida del alma. Mientras haya alma natural, dañada por la caída de Adán, no habrá unanimidad. La palabra “ánimo” en latín es animus, y proviene de la misma raíz que la palabra “alma”, que es ánima; por tanto, ser unánime quiere decir ser de una sola alma. Cuando cada uno deja de lado su alma, con sus preferencias y puntos de vista, es decir, cuando un hermano niega la vida del alma, y otro niega la suya, y otro también niega la suya, y todos se vuelven al espíritu, al final, todos tienen una sola alma, un solo pensamiento, una sola dirección. No hay opiniones individualistas, preferencias o gustos naturales. Esta es la manera práctica de mantener la unidad: volvernos al espíritu y negarnos a nosotros mismos.
Aunque no vemos las expresiones “andar en la gracia” y “andar en la verdad” en el libro de Efesios, el primer versículo del capítulo 4 dice: “Que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados” (v. 1). La palabra clave aquí es “andar”. La segunda está en el versículo 7: “Pero a cada uno de nosotros fue dada la gracia conforme a la medida del don de Cristo”. Juntando los dos versículos, tenemos el andar en la gracia.
Siguiendo este principio, en el versículo 17 leemos: “Esto, pues, digo y requiero en el Señor: que ya no andéis como los otros gentiles, que andan en la vanidad de su mente”. No andar más en la vanidad, podemos decir, es el aspecto negativo. La vanidad aquí significa vacío. Una persona vanidosa no es simplemente quien está siempre frente al espejo; de hecho, por dentro, ella está vacía y sin ningún contenido; sólo se preocupa por la apariencia exterior. Este es el significado de la palabra “vanidad”. Ella se embellece por fuera para impresionar a las personas pero, por dentro, no tiene la realidad; tiene una apariencia falsa. La vanidad quiere decir vacío, falso; y lo contrario a falso es verdadero. La palabra opuesta a la “vanidad” es la “verdad”, a “realidad”.
Por tanto, en el versículo 21, leemos: “si en verdad le habéis oído, y habéis sido por él enseñados, conforme a la verdad que está en Jesús”. Aquí encontramos la otra mitad, el aspecto positivo. No andar más en la vanidad como los otros gentiles es andar en la verdad que está en Jesús, en la realidad. Este es el andar en la verdad.
En 5:2 encontramos el “andar en amor”: “Y andad en amor, como también Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante”. Andar en amor no es una doctrina, sino que es expresado y experimentado por medio del cuidado para con los hermanos y el interés por las personas. Por eso predicamos el evangelio a los que no conocen al Señor y apacentamos a los que ya Lo recibieron. Esto es andar en amor.
En 5:8 Pablo habla sobre “andar en la luz”: “Porque en otro tiempo erais tinieblas, mas ahora sois luz en el Señor; andad como hijos de luz”. Y, finalmente, en cuanto a “andar en el espíritu”, él dice en los versículos del 15 al 17: “Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios, aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos. Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor”; y concluye en el versículo 18: “No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu”. Si queremos ser sabios, necesitamos llenarnos del Espíritu. ¡Aleluya!
Punto Clave:
Andar según Dios.
Pregunta:
¿Ha experimentado lo cinco tipos de andar mencionados en el libro de Efesios?


 
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Jueves
Leer con oración:
1 Co 12:4-6; Ef 4:1, 7
 
“De manera que, teniendo diferentes dones, según la gracia que nos es dada, si el de profecía, úsese conforme a la medida de la fe; o si de servicio, en servir; o el que enseña, en la enseñanza; el que exhorta, en la exhortación; el que reparte, con liberalidad; el que preside, con solicitud; el que hace misericordia, con alegría.”(Ro 12:6-Cool
La Aplicación Práctica De Andar En La Gracia Y En La Verdad
Aunque la gracia es Dios en Cristo como nuestro disfrute, andar en la gracia no es simplemente disfrutar al Señor. En Efesios 4:7 leemos: “Pero a cada uno de nosotros fue dada la gracia conforme a la medida del don de Cristo”, que está relacionado con Primera de Corintios 12:4-6: “Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo. Y hay diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo. Y hay diversidad de operaciones, pero Dios, que hace todas las cosas en todos, es el mismo”. Uniendo estas porciones, vemos que, mientras más usamos los dones, más gracia recibimos.
Un miembro del cuerpo humano que se ejercita poco no se desarrolla y recibe poca sangre, pero, cuando se ejercita, la circulación aumenta. El desarrollo de cada miembro depende de la cantidad de sangre que pasa por su musculatura. Igualmente nosotros, mientras más usamos los dones espirituales, más gracia recibimos. Por tanto, andar en la gracia no es sencillamente decir: “¡Oh! ¡Gracias al Señor!” Sino que es ejercitar los dones y recibir la gracia, de modo que lleguen a ser ministerios.
En un vivir de la iglesia en el que sólo vamos a las reuniones, sin ejercitar nuestros dones, aunque seamos miembros del Cuerpo de Cristo, continuamos siendo débiles, no nos desarrollamos, somos “lisiados”, porque no recibimos tanta gracia. El Señor quiere cambiar esta situación.
En nuestra práctica hoy, andar en la gracia no es sólo quedarnos en nuestra casa orando y leyendo la Palabra. Pese a que es crucial orar y tener comunión con el Señor, andar en la gracia también significa servir al Señor, predicar el evangelio, apacentar a los hermanos. Una herramienta que tenemos para hacer esto es el BooKafé, un lugar donde los santos tienen la oportunidad de ejercitar su don, y no sólo aquellos que sirven allí, sino todos. Asimismo, los domingos podemos cambiar el horario de la reunión de la mesa del Señor para la tarde o la noche, y en la mañana, por aproximadamente dos horas, salir a contactar a las personas. Tal vez muchos rechacen la Palabra, pero aun así habrá los hijos de paz que la aceptarán.
De acuerdo con nuestros argumentos, siempre habrá excusas, como: los domingos por la mañana no es muy bueno, porque las personas duermen hasta más tarde; los domingos por la tarde tampoco es bueno, porque todos quieren ver futbol o pasear. Si lo cambiamos para el sábado, algunos pueden decir que en la mañana muchos trabajan y en la tarde van al supermercado, puesto que no tienen tiempo durante la semana para hacer compras. Si proponemos ir durante la semana, también habrá otros que dirán que no es bueno porque todos están trabajando. Siempre habrá excusas. ¡Si nos guiamos por nuestra disposición natural, ningún día u horario será bueno para predicar el evangelio! Por eso, mejor simplemente elijamos un día y un horario. Lo importante no es cuando, sino predicar el evangelio. Esto es andar en la gracia, es ejercitar los dones. ¡Alabado sea el Señor!
Andar en la verdad, por otra parte, no es meramente absorber las verdades bíblicas, leer muchos libros o conocer la Biblia de memoria, sino llevar la Palabra que hemos recibido a otros. La Palabra es la fe objetiva, es decir, la economía neotestamentaria de Dios. Cuando llevamos la Palabra, llevamos la fe a las personas. Por eso tenemos varias sucursales del BooKafé, que quiere decir book (libro) más “la fe”. Los libros que están en el BooKafé tienen como objetivo llevar esa Palabra como fe a las personas.
Punto Clave:
Rechazar nuestra disposición natural y ejercitar los dones.
Pregunta:
¿Qué significa andar en la gracia y en la verdad?


 
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Viernes
Leer con oración:
Mt 24:14, 45; 28:19; Lc 8:1; 19:1-9; Jn 3:16; 1 Jn 4:8
 
“Amados, si Dios nos ha amado así, debemos también nosotros amarnos unos a otros.”(1 Jn 4:11)
Andar En Amor Al Cuidar A Las Personas
Dios es amor y como Sus hijos debemos andar en amor. Quizá muchos no lo entienden bien y consideran que la predicación del evangelio y el colportaje es una simple obra. Pero no es así, al contrario, es el resultado de la expresión: “Dios es amor”. Si nos quedamos y no contactamos a las personas, si sólo las esperamos en los locales de reuniones, el amor entonces es muy doctrinal y restringido. Podemos usar mucho mejor el local de reuniones, abriéndolo para todos y transformándolo en un lugar de oración, en el cual las personas puedan entrar para tener un encuentro con Dios. Muchos pastores jamás habrían tenido contacto con nosotros si tuviéramos únicamente locales de reuniones para nosotros mismos. Si hubiéramos abierto sólo locales de reuniones en Europa, no habríamos tenido contacto con nadie. Sin embargo, por medio del BooKafé en Londres, varios cristianos, un pastor etíope, pastores de Corea, personas de India y de diferentes países han tenido contacto con nosotros. Sucede lo mismo en los países de América del Sur; autoridades, personas de diferentes segmentos de la sociedad y muchos hermanos en Cristo, antes prácticamente excluidas de nuestro medio, hoy son alcanzadas.
Dios no se quedó en el cielo; sino que vino a la tierra. Si se hubiera quedado en el cielo y nos hubiera dicho: “¡Vengan a Mi local de reuniones!”, ¿cómo podríamos ir? Pero Él dejó de lado “Su local”, Su trono, Se humilló, tomó la forma de siervo, de esclavo, Se revistió de la naturaleza humana y tuvo la muerte más vil de todas, la muerte de cruz, sólo para alcanzarnos (Fil 2:5-Cool. Una vez estando en la tierra, Jesús salió a ministrar. No vemos ningún versículo que indique que Él se instaló en un lugar para recibir a las personas. ¡No! Jesús no se quedó en el templo, ni siquiera pasaba mucho tiempo en Jerusalén, sino que iba de ciudad en ciudad, de aldea en aldea, buscando a las personas (Mt 9:35-38; 4:23; Lc 8:1). Incluso iba a la casa de publicanos y pecadores (15:2). Él hizo eso porque Dios es amor. Esto es andar en amor.
¿Acaso el Señor habría encontrado a la mujer samaritana en el templo, que ya había tenido cinco maridos y vivía con un hombre que no era su marido? No. Pero Jesús fue hasta el pozo de Jacob para encontrarse con ella. Es como si Él hubiera ido allí e instalado una tienda del BooKafé móvil.
Zaqueo vivía en Jericó, era un recaudador de impuestos deshonesto (Lc 19:2-3), alguien odiado por los judíos. Es muy poco probable que el Señor lo viera en el templo, pero Jesús fue a Jericó, pasó por el árbol en donde Zaqueo se había subido y le dijo que bajara de allí, pues Él posaría en su casa aquella noche (v. 5). Todos murmuraban porque el Señor se hospedó en la casa de un pecador (v. 7). Pero Dios es amor y eso es andar en amor. Zaqueo fue conmovido por el amor de Dios y decidió dar a los pobres la mitad de sus bienes y restituir cuatro veces más aquello en que había defraudado a los otros (v. Cool. Entonces Jesús dijo: “Hoy ha venido la salvación a esta casa” (v. 9).
En Juan 21:15-17, después de que Pedro le respondió al Señor Jesús tres veces que Lo amaba, el Señor le dijo que apacentara a Sus corderos y pastoreara y apacentara a Sus ovejas. Usando la parábola de los cabritos y las ovejas de Mateo 25, podemos decir que las ovejas no representan sólo a los creyentes, sino también a los incrédulos, porque el Señor allí se refiere a las naciones (v. 32). Las ovejas que necesitamos cuidar incluyen a nuestros vecinos, compañeros de universidad, de trabajo, a los familiares y a los conocidos.
Si amamos al Señor, cuidaremos a las personas y no nos distraeremos con las cosas y los quehaceres. Este es el siervo fiel y prudente a quien el Señor le confió a sus consiervos para que los alimente a tiempo (Mt 24:45). El enfoque de la vida de la iglesia, por medio del BooKafé y del colportaje, es cuidar a las personas, pues esto es lo que haremos en el reino (cfr. Lc 19:17).
Cuando estemos frente al tribunal de Cristo, el Señor nos juzgará en dos aspectos: la vida y la obra (2 Co 5:10). Por un lado, evaluará nuestro crecimiento en vida y, por otro, verá nuestra experiencia. Si hoy no vivimos por la vida divina ni tenemos experiencias de cuidar a las personas, ¿qué haremos en el reino? Debemos ir delante del Señor y pedirle que ponga Su amor en nosotros para amar a las personas y cuidarlas.
Punto Clave:
Amar, ir, predicar y cuidar.
Pregunta:
¿Le ha demostrado el amor de Dios a las personas, yendo hasta ellas a fin de predicarles el evangelio y cuidarlas?


 
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Sábado
Leer con oración:
Mt 5:14-15; Jn 8:12; Ef 5:1-17
 
“Para que seáis irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin mancha en medio de una generación maligna y perversa, en medio de la cual resplandecéis como luminares en el mundo.”(Fil 2:15)
Huir De Las Tinieblas Para Brillar Delante De Los Hombres
En cuanto a andar en la luz, Efesios 5:3-5 es una gran advertencia para nosotros: “Pero fornicación y toda inmundicia, o avaricia, ni aun se nombre entre vosotros, como conviene a santos; ni palabras deshonestas, ni necedades, ni truhanerías, que no convienen, sino antes bien acciones de gracias. Porque sabéis esto, que ningún fornicario, o inmundo, o avaro, que es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios”. Esto es muy serio. Las personas involucradas en fornicación, inmundicia, avaricia e idolatría no van a heredar el reino de Dios. No es un asunto de tener conocimiento, sino de cambiar de vida. En la casa, en el trabajo, en la vida personal, no podemos vivir más de la misma manera.
Los versículos del 6 al 8 dicen que la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia, por causa de las obras de las tinieblas. Por tanto, no seamos participantes con ellos. Antes, nosotros también éramos tinieblas, pero ahora somos luz en el Señor y debemos andar como hijos de luz. Este es el andar en la luz.
Los versículos del 9 al 13 describen el fruto de la luz: bondad, justicia y verdad, comprobando lo que es agradable al Señor, no participar en las obras infructuosas de las tinieblas, sino más bien reprenderlas y ni siquiera referirse a ellas. Cuando éstas son reprendidas por la luz, las cosas se vuelven manifiestas. En estos días malos, debemos ser sabios y buscar comprender la voluntad del Señor a fin de andar en la luz (vs. 15-17). Jesús es la luz del mundo; quien Lo sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida (Jn 8:12).
Ya que el Señor es la luz del mundo y está en nosotros, entonces nosotros también somos la luz del mundo (Mt 5:14-15). Para eso, debemos huir de las obras de las tinieblas, de lo que hacíamos ocultamente. Nuestra vida debe ser transparente. Debemos vivir en la presencia del Señor. Él es los siete Espíritus, que son las siete lámparas de fuego que arden delante del trono y también los siete ojos del Cordero, que nos mira y quema en nosotros todo lo negativo, quemando la vida del alma e iluminándonos (Ap 4:5). Siempre que el Señor nos ilumina y vemos nuestros errores o fracasos, no nos desanimamos; al contrario, los confesamos y nos arrepentimos. Podemos decir que este es un andar en la luz en el aspecto individual.
También hay un andar en la luz colectivo, como iglesia. En el pasado, por más que dijéramos que éramos la luz del mundo, todavía estábamos escondidos, nadie nos conocía. Para nuestra vergüenza, los vecinos de nuestros locales de reuniones durante años no sabían quiénes éramos. Hoy, por medio de la participación de los santos en la predicación del evangelio del reino y en el BooKafé, somos conocidos, y la luz no está más bajo el almud o bajo un recipiente, sino que brilla en toda la ciudad.
En Filipenses 2:15 leemos: “Para que seáis irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin mancha en medio de una generación maligna y perversa, en medio de la cual resplandecéis como luminares en el mundo”. En su vecindario, su casa puede brillar, pues es un lugar de oración. Cuando usted abre su casa e invita a sus vecinos para orar y leer la Palabra, la luz brilla. De ese modo, muchos sabrán que, en aquel barrio o sector, en aquella manzana o cuadra, hay una casa en donde hay luz y donde las personas pueden ir y recibir una dirección para sus vidas.
Punto Clave:
Huir de las obras de las tinieblas y andar en la presencia del Señor.
Pregunta:
¿De qué manera práctica usted puede andar en la luz en su vivir cristiano?


 
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Domingo
Leer con oración:
Lc 21:34; Gá 5:16-26
 
“No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu” (Ef 5:18). “Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne.”(Gá 5:16)
Llenarse En El Espíritu
El quinto tipo de andar que encontramos en el libro de Efesios es andar en el espíritu. Efesios 5:18 dice: “No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu”. Aquí hay una corrección importante. Aunque en la lengua griega original el texto no tiene iniciales mayúsculas, el término Espíritu, en la mayoría de las versiones hoy, tiene la inicial con mayúscula, pues los traductores interpretan que este es el Espíritu Santo del cual debemos llenarnos. Sin embargo, la expresión griega no es “ser llenos del Espíritu”, sino “en el espíritu”. Debemos estar llenos, plenos, saturados en nuestro espíritu humano del Espíritu Santo.
Pablo aquí presenta un contraste entre los que tienen el cuerpo lleno de vino y se embriagan y los que tienen el espíritu lleno de Cristo, del Espíritu Santo. Por eso algunas versiones traducen esta expresión como “sed llenos”, o “llenaos en el espíritu”. Nuestro espíritu humano debe estar saturado del Espíritu de Dios.
Aunque el vino al que Pablo se refiere es físico, Lucas, el evangelista, comparó el vino a los afanes de esta vida (Lc 21:34). Hoy, el mundo está repleto de artefactos tecnológicos, de entretenimiento y comodidad. No estamos diciendo que no podemos usarlos, pero debemos tener cuidado para no “embriagarnos” con estas cosas. No debemos embriagarnos con un vehículo nuevo, ropa, cosméticos, joyas, aparatos de telefonía celular, computadoras, dinero, comodidad y diversión, porque estas cosas nos embriagan, y nuestra mente pierde la lucidez para entender la voluntad de Dios. Es por eso que la palabra sobre negar la vida del alma es clave.
Antes de decir que debemos llenarnos en el espíritu, Pablo dijo: “Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor” (Ef 5:17). Cuando estamos embriagados con estas cosas, no entendemos más la voluntad del Señor; todo parece nebuloso, con neblina, y no podemos ver con claridad. Por eso necesitamos tener cuidado para no embriagarnos con esas cosas, sino llenarnos en el espíritu. Un versículo que tiene mucho que ver con esto es Gálatas 5:16, en el cual el mismo Pablo afirma: “Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne”.
Estos cinco tipos de andar – en la gracia, en la verdad, en amor, en la luz y en el espíritu – constituyen el andar en el Dios Triuno – en el Padre, en el Hijo y en el Espíritu. Queremos tener este tipo de andar, que es digno del llamamiento que recibimos del Señor y nos lleva a la manifestación del reino. Este es un llamamiento de lo alto para que andemos como es digno y seamos vencedores. ¡Alabado sea el Señor!
Punto Clave:
Tener nuestro espíritu saturado por el Espíritu de Dios.
Pregunta:
¿Logra discernir las cosas que lo “embriagan”, que ocupan el lugar del Espíritu en usted?
 
Volver arriba Ir abajo
 
ANDAR EN AMOR (SEMANA 2)
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» ¿Cuántas veces haces el amor a la semana? Mira lo que consigues con ello y lo que te estás perdiendo
» CUAL ES EL MEJOR DIA PARA HACER UN AMARRE DE AMOR ?
» ¿Cuántas veces a la semana haces el amor? Mira los beneficios
» Recuerda amor mio como aquella mañana
» Simplemente Expresar el AMOR a todos

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Unido2 por la Fe :: Vida Cristiana-Area Espiritual :: cresimiento en la vida espiritual y edificasion-
Cambiar a: