Unido2 por la Fe
Hola, bienvenido ¡¡¡bendiciones!!! al parecer aun no te encuentras registrado, te invitamos a que te unas a la comunidad..

Si quieres colaborar en este foro como uploader, Moderador o Supermoderador... manda un mensaje a los admnistradores del foro para mas detalles... bendiciones



En busca de Emprendedores para el Señor UNETE!!
 
ÍndiceHomeRegistrarseConectarse
Últimos temas
» ¡¡¡ Bin Soto 2da Produccion-Exclusiva Una RELIQUIA!!!
Vie Nov 13, 2015 11:50 am por kikeandrad

» Una vida llena...
Dom Mayo 03, 2015 6:40 pm por hgo1939

» David Brainerd
Miér Abr 29, 2015 11:08 pm por hgo1939

» La iglesia...
Sáb Abr 25, 2015 5:37 pm por hgo1939

» El entretenimiento de la iglesia
Jue Abr 23, 2015 3:53 pm por hgo1939

» Los himnos
Miér Abr 22, 2015 5:48 pm por hgo1939

» MANTENGAMOS UN ESTILO DE VIDA DE ADORACIÓN VIBRANTE
Mar Abr 21, 2015 4:23 pm por hgo1939

» Las Escrituras
Mar Abr 21, 2015 4:20 pm por hgo1939

» Viva conforme al propósito para el que fue creado
Vie Abr 17, 2015 4:15 pm por hgo1939


Music
Pan de vida
>Alimenta alma con este nutritivo pan
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Contactame si urge

Comparte | 
 

 La Práctica De La Verdad Semana 1

Ir abajo 
AutorMensaje
hgo1939
Moderador
Moderador


Cantidad de envíos : 1135
Fecha de inscripción : 03/06/2009
Edad : 79
Localización : Armenia Colombia

MensajeTema: La Práctica De La Verdad Semana 1    Sáb Ago 10, 2013 10:33 pm

La Práctica De La Verdad
Semana 1 - La Experiencia De Pedro
Lunes
Leer con oración:
2 Co 12:1-4; Gá 1:11-12; 1 Ti 1:3-4; 2 P 1:20; 3 Jn 4

“No tengo yo mayor gozo que este, el oír que mis hijos andan en la verdad” (3 Jn 4). “Si sabéis estas cosas, bienaventurados series si las hiciereis.”(Jn 13:17)
Practicar La Palabra Trae Edificación
El tema general de esta serie del Alimento Diario es “La edificación del Cuerpo de Cristo”. Para que ocurra esta edificación es fundamental practicar la palabra de Dios. Este es el encargo del apóstol Juan, quien en su madurez ayudó a los hermanos de la iglesia en Éfeso a practicar las revelaciones escritas por Pablo.
La Epístola de Pablo a los efesios es maravillosa y tiene un rico contenido, pero los hermanos en aquella iglesia no la recibieron de una manera adecuada, y se limitaron sólo a discutirla y analizarla (1 Ti 1:3-4). Afortunadamente, Juan tuvo el encargo de dirigirse a Éfeso después de ser liberado de su exilio en Patmos. Él hizo eso luego de escribir el libro de Apocalipsis, en el cual el Señor le advierte a la iglesia en Éfeso restaurar su primer amor, arrepentirse y volverse a la práctica de las primeras obras (Ap 2:5). Esto muestra que a los efesios les costaba poner en práctica la palabra que habían recibido. Juan, probablemente, los ayudó a dejar de lado los debates y las discusiones, para que comenzaran a andar en la gracia, en la verdad, en amor, en la luz y en el espíritu.
La palabra dirigida a los efesios no provenía de la interpretación humana, sino de la revelación directa del Espíritu (Gá 1:11-12; 2 P 1:20). Aunque Pablo no era parte e los 12 apóstoles designados por el Señor Jesús en Su ministerio terrenal, él recibió una revelación especial de parte de Dios. Pablo relata que, cuando estaba en Arabia, fue arrebatado al tercer cielo y oyó palabras inefables de parte de Dios (2 Co 12:1-4). Así como en el Antiguo Testamento Moisés recibió la revelación de la voluntad de Dios para Su pueblo, del mismo modo Pablo recibió la revelación del Espíritu en el Nuevo Testamento. Esas palabras fueron transmitidas por medio de sus epístolas, pero, cuando Pablo estaba a punto de finalizar su carrera cristiana (2 Ti 4:7), los efesios aún no habían sido despertados a poner en práctica la revelación recibida.
Frente a esto, debemos ser sabios y redimir el tiempo, aprovechando cada oportunidad para practicar la palabra del Señor, que es el encargo principal mostrado por el ministerio ulterior del apóstol Juan (Jn 13:17; 1 Jn 3:18; 3 Jn 3-4). Sigamos al Señor, practicando la Palabra.
Punto Clave:
La revelación del Espíritu tiene como objetivo practicar la Palabra.
Pregunta:
¿Por qué podemos afirmar que la Epístola a los Efesios no provino de interpretación humana?

LA EDIFICACIÓN DEL CUERPO DE CRISTO
La Práctica De La Verdad
Semana 1 - La Experiencia De Pedro
Martes
Leer con oración:
Hch 21:17-40; 1 Co 2:1, 4; Gá 1:11-12

“Pero levántate, y ponte sobre tus pies; porque para esto he aparecido a ti, para ponerte por ministro y testigo de las cosas que has visto, y de aquellas en que me apareceré a ti.”(Hch 26:16)
Preservados Vivos Por La Soberanía Y Misericordia De Dios Para Ser Útiles A Él
El apóstol Pablo recibió la revelación de la economía
neotestamentaria de Dios directamente del Espíritu, cuando fue arrebatado al tercer cielo (2 Co 12:1-4). Él sabía que no debía volver a practicar las ordenanzas del Antiguo Testamento. De este modo, transmitió esta revelación por medio de las palabras que ministró a las iglesias y también en las epístolas que escribió (1 Co 2:1, 4; Gá 1:11-12). Pese a ello, en su tercer viaje misionero, Pablo fue influenciado por la esfera de los judaizantes que estaban en la iglesia en Jerusalén.
Pablo ya había hecho dos viajes apostólicos, y fue acompañado por Silas en su segundo viaje. Sin embargo, en el tercer viaje, Silas no lo acompañó, tal vez por haber percibido que algo no estaba bien. Antes del tercer viaje, Pablo les solicitó a las iglesias de la región de Macedonia que se recolectaran ofrendas, que él llevaría a Jerusalén. Los hermanos de la región de Macedonia eran pobres, pero ofrendaron abundantemente, rogándole al apóstol, más de una vez, la gracia de participar de esta ayuda a los santos (2 Co Cool.
En Jerusalén, Jacobo estaba esperando a Pablo, donde había millares de judíos que habían creído en el Señor y eran celosos de la ley. En aquella ocasión, presionado por las circunstancias y por el ambiente influenciado por las prácticas del Antiguo Testamento, Pablo estuvo a punto de cometer un error muy grave, aceptando cumplir un voto de nazareato en el templo y costeando los gastos de este voto de otras cuatro personas. Dios, en Su soberanía, no permitió que Pablo concluyera ese voto; por eso, antes de que se cumplieran los días del ritual de la purificación, él fue llevado preso (Hch 21:17-40). Aun después de eso, Dios ejerció Su soberanía sobre la vida de Pablo, al no permitir que lo mataran en Jerusalén.
Durante su aprisionamiento, Pablo fue interrogado por las autoridades romanas, pero por haber apelado a Cesar, fue encaminado en una nave hacia Roma. En el trayecto, la vida de Pablo fue nuevamente resguardada por Dios. Pese a ser un prisionero, el poder de Dios se manifestó de modo extraordinario en la persona de Pablo y fue usado por el Señor en la isla de Malta, donde realizó varias señales y milagros. En Roma, mientras esperaba su juicio, Pablo permaneció en la prisión domiciliaria, donde escribió las epístolas que completan la revelación neotestamentaria transmitida por el Espíritu (Hch 28:30-31).
Si Pablo hubiera concluido el voto del nazareato en Jerusalén, su ministerio estaría perdido: además de eso, toda la revelación transmitida a él no habría sido plasmada en libros. Pero el Señor no permitió que eso ocurriera, porque todavía deseaba usarlo (Hch 26:16). Damos gracias a Dios por Su soberanía y misericordia, pues incluso cuando nos equivocamos, Él nos da una nueva oportunidad para arrepentirnos y hacernos útiles en Su obra.
Punto Clave:
La soberanía y la misericordia de Dios nos mantienen vivos.
Pregunta:
¿Por qué Pablo fue impedido de concluir el voto del nazareato en Jerusalén?

LA EDIFICACIÓN DEL CUERPO DE CRISTO
La Práctica De La Verdad
Semana 1 - La Experiencia De Pedro
Miércoles
Leer con oración:
Ef 1:4-5, 7, 13; 4:1, 7, 15, 17; 5:2, 8, 15, 18

“Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios, aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos.”(Ef 5:15-16)
Salvos Para Andar Conforme A Voluntad De Dios
En su prisión domiciliaria, Pablo les predicó el evangelio a varias personas. Allí, Pablo conoció a Onésimo, quien era esclavo de un hermano llamado Filemón, de la iglesia en Colosas. Por los registros de Pablo, percibimos que Onésimo probablemente le causó perjuicios a su señor, defraudándolo y huyendo. Cuando Pablo lo conoció, su situación era negativa, pero Onésimo se convirtió, fue apacentado y perfeccionado por el apóstol, y se convirtió en un siervo amado y útil (Flm 10-18). Esto muestra que, cuando predicamos el evangelio y apacentamos a los hermanos, la vida de Dios puede crecer al punto de transformarlos de siervos inútiles en cooperadores útiles y preciosos. ¡Qué maravilloso resultado!
En Roma, Pablo escribió sus principales epístolas: Efesios, Colosenses, Filipenses y Filemón. El libro de Gálatas, que fue escrito antes de su encarcelamiento, comparativamente hablando, también es muy importante del punto de vista de la economía neotestamentaria de Dios. Gálatas presenta una visión panorámica de la revelación que Pablo recibió de Dios. Efesios, por su parte, muestra el plan eterno de Dios en la perspectiva de la obra del Dios Triuno: el Padre, el Hijo y el Espíritu.
El capítulo 1 muestra que el Dios Triuno nos dispensó todas las bendiciones espirituales: Dios Padre nos escogió, antes de la fundación del mundo, para que fuéramos santos e irreprensibles, y nos predestinó para la filiación; el Hijo, por su parte, nos dio la plena redención de los pecados; luego el Espíritu Santo nos sella y aprueba cuando andamos conforme a la voluntad de Dios (Ef 1:4-5, 7, 13).
El capítulo 2 de Efesios revela que estábamos muertos en nuestros delitos y pecados, siendo nuestro único destino la condenación eterna en el lago de fuego. Éramos como un pedazo de madera inservible, destinado a convertirse en un tizón, pero Dios cambió nuestra suerte y comenzó a realizar Su obra en nosotros. ¡Aleluya!
Entonces, en el capítulo 3 nos muestra el insondable amor de Dios. Estábamos sin Dios y sin esperanza en el mundo; nuestro destino era la perdición, pero el amor del Señor nos alcanzó y nos salvó; por causa de Su amor fuimos introducidos en la iglesia, donde recibimos el dispensar del Dios Triuno.
A partir del capítulo 4 de Efesios, el apóstol Pablo nos muestra cómo debemos vivir y andar, es decir, cómo practicar esta revelación tan grandiosa. De acuerdo con esta revelación, debemos andar en la gracia, en la verdad, en amor, en la luz y en el espíritu (Ef 4:1, 7, 15, 17; 5:2, 8, 15, 18). Basado en esta epístola tan preciosa, el apóstol Juan ayudó a los efesios a practicar la Palabra.
Punto Clave:
El Señor nos salvó y está trabajando en nosotros.
Pregunta:
¿Qué nos revelan los cuatro primeros capítulos de Efesios?

LA EDIFICACIÓN DEL CUERPO DE CRISTO
La Práctica De La Verdad
Semana 1 - La Experiencia De Pedro
Jueves
Leer con oración:
Mt 16:21-23; 17:4-5; 26:33-35, 75; Gá 5:16, 25

“No perdáis, pues, vuestra confianza, que tiene grande galardón; porque os es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa.”(He 10:35-36)
Alentados Con La Experiencia De Pedro
El ministerio de Juan en su madurez es el último del Nuevo Testamento, conforme a lo que afirmó el Señor Jesús (Jn 21:21-23). Una de las características del apóstol Juan es que él siempre observaba la experiencia de los otros y usaba lo que había aprendido de otros hermanos para desempeñar su ministerio. Durante el tiempo en que siguió al Señor Jesús con los demás discípulos, Juan aprendió muchas lecciones al observar las diversas situaciones por las cuales Pedro pasó. Aunque era Pedro quien experimentaba directamente por las situaciones de derrota y de victoria, Juan también tomó aquellas lecciones para sí mismo. De la misma manera, nosotros podemos aprender lecciones espirituales con la experiencia de Pedro, al profundizar en aquello que la Palabra registra con respecto a eso.
La Biblia registra que el ego, la vida del alma de Pedro, se manifestaba frecuentemente, en la forma de opiniones (Mt 16:21-23; 17:4-5; 26:33-35, 75). Cuando eso sucedía, el Señor intentaba mostrarle la necesidad de negarse a sí mismo, renunciando a la vieja naturaleza. En esas ocasiones, Pedro pasó tanto por experiencias de derrota como de victoria. En este aspecto, somos exactamente como él, por eso podemos identificarnos con sus experiencias, porque igualmente manifestamos la vida del alma en las diversas circunstancias, pero, por la misericordia del Señor, somos iluminados por Él y ayudados a arrepentirnos.
Antes pensábamos que la manera más eficiente para librarnos de la vida del alma era pasar por sufrimientos exteriores, como pruebas y tribulaciones. Por ejemplo, al contraer enfermedades, muchos cristianos comienzan a buscar al Señor de una manera más intensa, orando a Él y arrepintiéndose de vivir de un modo independiente, sin valorar las oportunidades que Él nos da para buscarlo. No obstante, frecuentemente sucede que, después de ser sanados, olvidan buscar al Señor y vuelven a darle lugar al ego y sus opiniones. Cuando son afectados por otro problema, vuelven a buscar al Señor de todo corazón, pero, al ver la solución de la situación, nuevamente se dejan gobernar por la vieja naturaleza. Esto muestra que, de hecho, la causa principal de nuestro sufrimiento es la manifestación del ego, de nuestra vieja naturaleza. Por lo tanto, el sufrimiento exterior no es suficiente para producir en nosotros personas sumisas a la voluntad de Dios.
Por otra parte, cuando seguimos al Espíritu y nos sometemos a Él, somos transformados, y la voluntad del Señor puede ser hecha por medio de nosotros (Gá 5:16, 25). Durante el periodo en el que estuvo aprisionado, Juan aprendió a vivir en el espíritu (Ap 1:9-10) y a ser gobernado por Él. De esta manera, él fue transformado, por eso Dios pudo usarlo para desempeñar el ministerio del Espíritu y la vida. Que el Señor tenga misericordia de nosotros y nos conduzca a negar la vida del alma, a fin de que podamos hacer Su voluntad.
Punto Clave:
Negar la vida del alma para hacer la voluntad de Dios.
Pregunta:
¿Porqué podemos identificarnos con la experiencia de Pedro?

LA EDIFICACIÓN DEL CUERPO DE CRISTO
La Práctica De La Verdad
Semana 1 - La Experiencia De Pedro
Viernes
Leer con oración:
Mt 3:11; 1 P 1:6-7, 9; 4:12-13; 5:12-13; 2 P 3:9

“Amados, no os sorprendáis del fuego de prueba que os ha sobrevenido, como si alguna cosa extraña os aconteciese.”(1 P 4:12)
La Manera Eficiente De Negar La Vida Del Alma
Cuando seguimos el sentir del Espíritu, el Señor nos lleva a experimentar Su perfecta y agradable voluntad. Esto ocurrió en el segundo viaje apostólico que Pablo hizo, acompañado por Silas. Guiados por una visión revelada por el Espíritu, ellos fueron hasta Macedonia y Acaya, predicando el evangelio y levantando iglesias. Muchas familias invocaron el nombre del Señor, fueron salvas y se convirtieron en cooperadoras de la obra. En el regreso del viaje, Pablo decidió pasar por Jerusalén. Después de ese episodio, Silas no lo acompañó más. Posteriormente vemos que él se dirigió a Babilonia, donde cooperó con Pedro en su ministerio.
Podemos inferir sobre esto, con base en la Primera Epístola de Pedro, que Silas (Silvano) y Juan Marcos pasaron a cooperar con Pedro en el ministerio que él desempeñó en su madurez (5:12-13). En el inicio de su carrera cristiana, Pedro no era una persona espiritual, pues los evangelios registran que frecuentemente él estaba bajo la influencia de la vida del alma. Posteriormente, Pedro aprendió la importancia de negarse a sí mismo, y ser purificado por el fuego del Espíritu Santo.
De acuerdo con la revelación que hemos recibido actualmente, Pedro, en su madurez, puso en práctica la palabra hablada por Juan el Bautista en Mateo 3:11. Allí leemos que el Señor Jesús nos vino a bautizar en Espíritu Santo y fuego. No se trata del fuego relacionado a la condenación eterna, sino al fuego del Espíritu, destinado a probarnos para eliminar las impurezas de nuestra alma (1 P 4:12-13). Con esa experiencia, Pedro aprendió que lanzar la vida del alma en el fuego del Espíritu, por el arrepentimiento, es la manera más eficiente de obtener la salvación del alma (1:6-7, 9; 2 P 3:9). Esto significa, en la práctica, que todas las veces que nuestra vida del alma se manifieste, tenemos la oportunidad de eliminarla al arrepentirnos. Así, somos llenados del Espíritu y purificados del ego, recibiendo poco a poco el aumento de la vida divina.
Punto Clave:
Purificados por el fuego del Espíritu.
Pregunta:
¿Cuál es el resultado de seguir el sentir del Espíritu?

LA EDIFICACIÓN DEL CUERPO DE CRISTO
La Práctica De La Verdad
Semana 1 - La Experiencia De Pedro
Sábado
Leer con oración:
Ro 12:1, 11; 1 P 1:6-7

“Para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo.”(1 P 1:7)
Purificados Por El Fuego Del Espíritu
El fuego del Espíritu tiene como fin la purificación, conforme a lo descrito por Pedro en su epístola. Sabemos que el pecado nos impide experimentar la voluntad de Dios, pero según la revelación que hemos recibido, la vida del alma es aun más problemática en este sentido. Sin la actuación del fuego del Espíritu, es muy difícil eliminar los problemas causados por nuestro ego y opiniones. Afortunadamente, cuando somos fervientes en espíritu, permitimos que la vida del alma sea “quemada” y podemos experimentar la buena, agradable y perfecta voluntad de Dios (Ro 12:1, 11).
De acuerdo con su propia experiencia, Pedro nos mostró que el proceso de purificación por el cual pasamos, al ser bautizados por el fuego del Espíritu, es semejante al oro que es purificado en el calor del fuego físico. El oro, primeramente, es encontrado en las minas y en los riachuelos, en forma de pepitas. Esa pequeña piedra es lavada con agua para apartarla de la arena y de los demás materiales. Después que es separada del material común, ésta aún necesita ser purificada por otro elemento – no más con agua, sino con fuego. Cuando aquella pepita que contiene el metal precioso es puesta dentro de un recipiente y sometida a
altas temperaturas, el metal dorado se vuelve líquido, y las impurezas y otros minerales suben a la superficie para ser retirados por los orfebres.
Del mismo modo, el Señor nos buscó en el mundo y nos apartó para Sí mismo. Él nos purificó de los pecados e hizo de nosotros Su propiedad. Fuimos bautizados en el Espíritu y nos volvimos uno con Él. Ahora, Él nos está bautizando en el fuego para, poco a poco, eliminar las impurezas de nuestra alma y hacer que el valor de nuestra fe sea aún más precioso que el oro perecedero (1 P 1:6-7). ¡Aleluya!
¡Vamos a someternos al bautismo en Espíritu Santo y fuego para ser purificados y estar aptos para experimentar la buena, agradable y perfecta voluntad de Dios!
Punto Clave:
El valor de la fe probada es más precioso que el oro perecedero.
Pregunta:
¿De qué modo el Señor trabaja para purificarnos de las impurezas del alma?

LA EDIFICACIÓN DEL CUERPO DE CRISTO
La Práctica De La Verdad
Semana 1 - La Experiencia De Pedro
Domingo
Leer con oración:
Pr 9:9; Ro 10:12-13; 12:11; He 2:5

“Entonces invoqué el nombre de Jehová, diciendo: Oh Jehová, libra ahora mi alma.”(Sal 116:4)
Probados Por El Fuego Del Espíritu Para Gobernar El Mundo Venidero
En su madurez, el apóstol Juan fue capaz de transmitir
las lecciones que aprendió al observar las situaciones experimentadas por Pedro y las revelaciones presentadas por Pablo. El sufrimiento de Pedro, al tratar con su propia vida del alma, no fue provechoso sólo para sí mismo, sino también para Juan, quien lo acompañaba. De esa manera, la experiencia de Pedro se convirtió en la experiencia de Juan y puede ser la nuestra también. Esta revelación muestra que no necesitamos pasar directamente por todo tipo de situaciones de derrota o victoria que los otros experimentan para recibir ayuda de parte del Señor (Pr 9:9). Al ver que los hermanos están siendo probados por el Señor, no necesitamos esperar que nos suceda lo mismo, sino que podemos ir delante de Él y someternos a aquello que desea hablarnos.
La experiencia de Pedro nos muestra que las situaciones de sufrimiento exterior (enfermedades, accidentes, pérdidas de empleo, etc.) no son suficientes para eliminar la vida del alma, el orgullo, pero en el Espíritu tenemos el fuego suficiente para quemarla, sin importar cuán problemática ésta sea. La práctica de esta revelación es de gran importancia para nosotros hoy. La manera de aplicar el fuego del Espíritu en nuestro vivir diario se hace mediante el invocar el nombre del Señor en todo momento, reconociendo que dependemos de Él, y el arrepentirnos a medida que nuestras impurezas son expuestas.
No esperemos pasar por dificultades para volvernos al Señor, porque, cuando los problemas pasan, fácilmente nos olvidamos de Él. Pero, si tenemos el hábito diario de invocar Su nombre y volver a Él nuestro corazón, experimentaremos el fuego del Espíritu, quemando con eficacia las impurezas de nuestra alma (Ro 10:12-13). En todo momento Él está disponible para trabajar en nuestro ser, con la finalidad de prepararnos para el reino venidero. Seamos fervientes en espíritu (12:11), porque de este modo, la vida del alma no volverá a manifestarse con la misma frecuencia y será subyugada por el Espíritu. Entonces estaremos aptos para reinar con Cristo en el mundo venidero (He 2:5).
Punto Clave:
Aprovechar las situaciones para ir a la presencia del Señor y someternos a aquello que Él desea hablarnos.
Pregunta:
¿Cómo podemos recibir ayuda de la revelación que el Señor le dio al apóstol Pedro en su madurez?
¡Jesus es el Señor!
Volver arriba Ir abajo
 
La Práctica De La Verdad Semana 1
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» ¿¿¿¿¿¿LA VERDAD SOBRE LA MONTAÑA DE SORTE???????
» TRABAJOS DE FIN DE SEMANA O MEDIA JORNADA!!
» Dieta de la Fruta
» KKEPRA ... NO SE SI TODO ES VERDAD
» La verdad sobre la vida en Marte

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Unido2 por la Fe :: Vida Cristiana-Area Espiritual :: cresimiento en la vida espiritual y edificasion-
Cambiar a: